La Petite Mort: Fotografiando el Orgasmo Femenino

Si el Orgasmo se puede definir como la “pequeña muerte”, ¿es la masturbación un “pequeño suicidio”?

Era el año 2001 y Will Santillo sentía curiosidad por la fotografía digital y gracias a conversaciones con una tienda de material fotográfico, se pudo hacer con una cámara por un fin de semana. Santillo comenta: “Me llevé la cámara a casa y empecé a jugar con ella. Al segundo día quise ver qué podía hacer con poca luz. Mi esposa y yo estábamos en el dormitorio y le dije: ‘échate en la cama y haz algo interesante’. Ahí estaba yo, disparando, y ella empezó a masturbarse”. Algo que de seguro Will encontró muy interesante, ya que continuó tomando fotografías. Luego de ver el material tuvo la idea de que aquello se podía convertir en un buen proyecto artístico.

la-petite-mort-3Aunque antes de dedicarse a la fotografía Santillo tuvo que conocer la pobreza, su primer matrimonio terminó, y le afectó profundamente la crisis económica en 1983. Cuando ya estaba casado por segunda vez, la oportunidad tocó su puerta, o más bien, él se dio cuenta de lo que podría llegar a ser un buen negocio. Navegando por la todavía joven Internet, se fijó en los primeros anuncios de scorts, y se asombró de la mala calidad de las imágenes, y pensó que él podría hacerlo mucho mejor, así que, recolectó la mayor cantidad de correos de las anunciantes y les escribió ofreciéndoles sus servicios, entre alquileres y préstamos se pudo hacer un equipo de unos 20.000 dólares, el que utilizó para comenzar con el negocio en Enero de 2002.

Pero sus inicios no fueron nada glamorosos, si no que más bien, como el mismo decía, tuvo todos los clichés de una mala película, una habitación desordenada, sucia, y llena de humo de cigarrillo, fue la locación para su primera sesión, no ayudó en nada que a su primera cliente no le hubiera gustado para nada el material y Santillo pensó que su carrera bien podría ser las más corta de toda la historia. Sin embargo, luego de esa primera experiencia recibió una mensaje de otra interesada, se apareció con una maleta con todo su equipo en una habitación de hotel, pero la mujer estaba con un cliente, ella le dijo “mi cliente no quiere salir contigo parado ahí, ve al vestíbulo, espera 5 minutos y regresa.”, ella tomó la maleta de Santillo y la introdujo en su habitación, mientras Santillo bajaba, pensando qué había hecho, y si es que había en realidad perdido toda su inversión a manos de una prostituta. Pero no, volvió a la habitación al cabo de unos minutos y la sesión fue excelente.


Desde que recuerdo me he masturbado. Nunca he sentido vergüenza de ello por que siempre he sabido que es algo sano y normal en una persona sexual. Ver películas porno siempre me funciona. Porno gay, entre lesbianas, bisexual, en grupo ¡Siempre me excito! Posar para Will estaba en el primer puesto de mis lista de fantasías. Después está que un compañero sexual me pida que me masturbe. ¡Me gusta que me fuercen!
Lindsey, 33, Profesora


la-petite-mort-4


En mis fantasías suelo tener el control y por lo general hay botas. Con ellas puestas mido mas de metro ochenta. En realidad soy bajita, así que las botas me ayudan a sentirme poderosa. Las botas que llevo son de piel auténtica, nada de materiales sintéticos, con una plataforma de doce centímetros por delante y algo más alta por la parte del tacón. Con solo ponérmelas ya me excito. Tengo un harén de esclavos sexuales. He invitado a una cena a todos mis amigos y los esclavos también tienen que darme placer; y, como soy magnánima con ellos, también les dejo darle placer a mis amigos.
Sierra, 47, Diseñadora Gráfica


“Yo no había visto masturbarse a muchas mujeres, y desde el inicio me quedó claro que había variedad, y quise abarcar el abanico mas amplio, no solo en términos de tipo y edades, sino de métodos. quería abarcar desde los 21 años hacia arriba, tantas variaciones étnicas como fuera posible y mujeres embarazadas y discapacitadas, para mostrar que la sexualidad no se ve limitada por lo que te ocurre en la vida. A diferencia de los hombres que tenemos un enfoque mas simplista, las mujeres son seres complejos. Descubrí que no solo era cuestión de una complicada fantasía, hacía falta una complicada preparación para ponerlas en el estado de ánimo adecuado. La mayoría de las mujeres querían estar maquilladas y un elevado porcentaje tenia que llevar tacones altos. Las medias fueron otro gran elemento, creo que influidas por avalancha de ideas norteamericanas en todos los medios, sienten que necesitan estos accesorios para estar sexys. Después, muchas de las mujeres que se habían vestido para la ocasión, terminaban desnudas, por que irse quitando la ropa también era parte de la fantasía”.

Santillo sin duda nos ha mostrado en su trabajo una realidad a la que puede que no estemos acostumbrados a tratar de forma abierta, pero es una realidad que existe, que no forma parte de las películas, del porno o de las novelas más subidas de tono, si no que es algo completamente normal que se puede hablar como quien comentar un partido de fútbol o las noticias de la noche. El arte en muchos aspectos está al servicio de la sociedad, de mostrarnos cómo somos realmente, desde nuestros más grandes miedos, hasta nuestros placeres mas íntimos, sin que signifique por ello que debamos avergonzarnos u ocultarlos, muy por el contrario, es algo que es tan parte nuestra como cualquier otra cosa. Estas fotografías tomadas de la realidad, son sexuales, son explícitas, son eróticas, no buscan glorificar a las mujeres ni enaltecerlas a la categoría de musas griegas, porque no lo necesitan, porque simplemente ellas saben quienes son, y saben que es lo que les gusta y no temen mostrarlo, y por sobre todo, disfrutarlo.


Supongo que soy algo exhibicionista. Solo estaba nerviosa por que íbamos en el coche por Boston en medio de un tráfico densísimo. Mi marido iba al volante, yo iba en el asiento del copiloto y Will, en el de atrás, detrás de mi marido. Seguro existe una ley que lo prohíbe. al menos, yo no conducía. Me había traído mi juguete favorito, un pequeño vibrador redondo como un huevo, pero con una pila de 9 voltios. Así es como a veces me mantengo despierta en los viajes largos.

Marie, 40, Educadora


la-petite-mort-1

la-petite-mort-2
¿Te parece que esto es realmente Arte, o simple pornografía?, ¿estarías dispuesta a algo así?
Comentar y compartir no cuesta nada, recuerda que la cultura la hacemos entre todos.

Comentarios

Adolfo Merino

Twitter: @_dercein "No te tomes la vida demasiado en serio. Al final, no saldrás vivo de ella"