El compañero y el compañero: El homoerotismo masculino en la obra de Rebeca Matte

Este fin de semana encontré una publicación muy interesante de Gloria Cortés y Eva Cancino sobre un análisis completamente nuevo de la obra que solemos conocer como “Unidos en la Gloria y la Muerte” de Rebecca Matte, escultura que está emplazada en el frontis del Museo de Bellas Artes.

Gloria Cortés
Eva Cancino

Gloria Cortés es Historiadora de Arte, y actualmente se desempeña como curadora del Museo Nacional de Bellas Artes, fue Coordinadora de Archivos del Centro de Documentación de las Artes hasta el año 2008 y jefa de exposiciones del Centro Cultural La Moneda, desempeñándose también como curadora.

Gloria escribe asiduamente sobre historia del arte en Chile y en particular sobre las artistas chilenas a lo largo de la historia, pudiéndose encontrar diversos libros y papers publicados en la página de la Academia del MNBA. Justamente ahí fue donde encontré El compañero y el compañero. La crisis del orden simbólico y el homoerotismo masculino en la obra de Rebeca Matte (1918).

Eva Cancino es Historiadora de Arte y Encargada de Colecciones en el Museo de Arte Popular Americano (MAPA) ademas de ser Investigadora para el Museo Nacional de Bellas Artes.

Resumen.

Unidos en la gloria y en la muerte, obra de la escultora chilena Rebeca Matte, ha sido leída por la historiografía chilena como un homenaje al mito de Ícaro y Dédalo. Sin embargo, a partir del hallazgo de un texto crítico de Joaquín Díaz Garcés en la revista Pacífico Magazine de 1918, es posible establecer nuevas lecturas que no se han realizado dentro de los estudios referentes a la escultora, a pesar de la copiosa literatura disponible.Vincular la obra de Matte con la literatura moderna y el advenimiento de la crisis de la masculinidad europea permite instalar a la artista en un escenario en el que la resignificación genérica se abre como una alternativa a la producción de las mujeres, lo que cuestiona la homonormatividad vigente en los albores del siglo XX.

Gloria y Eva comienzan su paper dándonos contexto sobre la vida de Rebeca Matte, cómo salió de Chile a la joven edad de 15 años con su padre, para vivir en París, Francia. A lo largo de su vida recibió una educación laica, y entre su selección de libros se podía encontrar a filosofía clásica y a Freud, un tipo de educación y lecturas que no eran propias para una mujer según el conservadurismo imperante en aquel entonces en nuestro país. Gracias a su tiempo en el extranjero y a los esfuerzos de su padre por su educación, Rebecca se desarrolló fuera de las costumbres propias de las mujeres chilenas de la época y ajena a muchas de las dificultades que vivían otras artistas que luchaban por estudiar y hacerse un lugar en la escena artística de Chile.

Retrato de Rebeca Matte Bello. Óleo sobre tela de Vittorio Corcos.

Rebeca estudió y se formó como escultora con en Francia y con Giulio Monteverde en Italia, para luego estudiar en la Academia Julian en París, donde pudo estudiar la figura humana al natural, algo que le hubiera sido negado en la escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile, ya que la practica estaba solo reservada para los varones.

Sin duda, para los estándares de la época, Rebeca era considerada un ser masculino, su profesión y sus lecturas no correspondían a las de una señora de la élite, sino que contaba con una amplia biblioteca en la que era posible encontrar autores clásicos de la filosofía y al psicoanalista Sigmund Freud, lo que dotaba a la artista de un imaginario que escapaba a las expectativas de la producción femenina en los inicios del siglo xx.

Monumento a la Aviación o Unidos en la Gloria y la Muerte

La obra que analizan las autoras, es una de las mas conocidas de la escultura: la que conocemos como Unidos en la Gloria y la Muerte. La obra original está emplazada en Río de Janeiro, con el texto “Aviadores” a un lado de la base, en la plaza municipal de la ciudad, regalada por el gobierno de Chile, al gobierno brasileño en 1922, en el marco de la celebración del centenario de la nación.

La segunda versión, que es la que mayormente conocemos, esta llegó al museo de Bellas Artes en 1930 como donación del marido de Rebecca luego de la muerte de esta el año anterior. En Chile Crónicas nos cuentan que esta obra fue trabajada por el artista francés Carlos Vignali, quien trabajó en base a los moldes originales, él mismo le dio además ciertos toques personales que no se aprecian en la versión original de Río de Janeiro.

La historia siempre a estado de acuerdo en que la obra esta basada en la tragedia griega de Ícaro y Dédalo, sin embargo, a propósito de una publicación en la revista “Pacifico Magazine”, Gloria hace una lectura completamente nueva sobre el significado e importancia de la obra.

El matrimonio viril, la pareja de batalla, renacida con la invención de las alas humamanas [sic], conductor y artillero; arma de elevación, arma celeste, manejada con una sola voluntad como la doble lanza del joven griego. El compañero y el compañero; no hay en este momento en el mundo vínculo más noble que este pacto silencioso que hace de dos alas una sola rapidez, una sola proeza y una sola muerte. El más secreto estremecimiento del amor no expresado es nada en comparación de ciertas miradas que, en las horas solemnes de la altura, confirman entre los dos hermanos la fidelidad a la idea, la gravedad del propósito, el sacrificio taciturno de mañana. Ahora la muerte, que debía tomar a los dos, no ha recibido sino a uno, contra el pacto contra la oferta, contra la justicia y contra la gloria.
– parte del poema de Gabriele D’Annunzio

La Inspiración real y el Homoerotismo

Encontraron un artículo escrito por Joaquín Díaz Garcés en la revista en el año 1918, en donde habla de un encuentro con Rebecca Matte. Días Garcés afirma entonces que la inspiración viene de un poema de Gabriele D’Annunzio, parte de la novela “Forse che si, forse che no”.

En este punto, la discusión sobre el nombre de la obra parece relevante, pues ésta ha sido considerada como una alegoría a la aviación y también se ha relacionado con la tragedia griega de Dédalo e Ícaro. No obstante, cuando la historiografía del arte en Chile menciona el monumento, frases como “el compañero sujetando al compañero caído” refieren sólo al honor y la gloria militar sin considerar la carga homoerótica en las palabras del italiano. Asimismo, cabe destacar que en Europa, Gabriele D’Annunzio era reconocido no sólo por su escritura, sino también por su postura política y su ejercicio militar, pues era miembro activo de la aviación y conocido en la élite italiana por su estilo de vida hedonista y su liberalidad sexual

Al respecto de la obra podemos decir que nada o muy poco nos puede indicar que efectivamente los protagonistas sean padre e hijo, los cuerpos son similares en edad y en contextura física, musculosos ambos.

Hablan de esta transgresión, la que sugiere la escultura, basada en el poema, desde el punto de vista de la virilidad militar:

Dicha transgresión fue realizada desde la imagen de la virilidad por antonomasia: el mundo marcial, que ha rehuido de forma discursiva al homoerotismo como práctica entre compañeros de armas. El amor aludido en el poema, ese secreto en el campo de batalla, no tiene que ver con una práctica necesariamente activa de la homosexualidad, sino con la ambigüedad erótica que va de la mano de la camaradería; que gozaría de un estatuto moral superior, “noble”, en la proeza aérea narrada por D’Annunzio y que será motivo de obras posteriores, como La grande illusionuna película francesa dirigida en 1937 por Jean Renoi

Así es como Gloria y Eva nos entregan un análisis completamente nuevo, pero que se sobrepone de alguna manera con los temas contingentes de nuestra sociedad, y como el arte recoge dicha realidad y la traduce en un mensaje que viaja en el tiempo y que representa la vida en la cual estamos inmersos, retrata nuestros problemas, visiones y pensamientos colectivos. Ya se a comienzos del 1900 o en pleno 2017.

Comentarios

Adolfo Merino

Twitter: @_dercein "No te tomes la vida demasiado en serio. Al final, no saldrás vivo de ella"