Crónicas de un Yogui Urbano: Egocracia

El ego es un fenómeno dentro de nuestra mente, es la causa del karma según las enseñanzas budistas. En este sentido, veo que la actual democracia se ha transformado en una Egocracia, una proyección del ego de todos, del colectivo o del inconsciente, no es casual que los políticos representen personajes a veces extremos, son como espejos de nuestra alma nacional, marionetas del inconsciente, monigotes que nos drenan con sus discursos subliminales, el poder es una herramienta de vampirismo social. No es aventurado pensar que si como sociedad trabajáramos el ego, lo fuéramos puliendo hasta eliminarlo, nuestros políticos serían seres perfectos.

La Egocracia nos empuja a vivir en una sociedad cada vez más mentirosa y materialista, de hecho, los políticos no suelen hablar de la consciencia realmente, más bien hablan de ideas o ideales abstractos que nunca llevan a la práctica… “palabras y más palabras” como dice el protagonista de “El Sacrifico” de Andrei Tarkovski expresando con dolor en su soliloquio… el dinero mueve los hilos de toda decisión actual en la sociedad que vivimos, sea cual sea el color político o tendencia.

Joseph Beuys hablaba de la democracia directa, algo interesante, ya que dejaba de lado o nos hacía notar una gran verdad, la inutilidad de los políticos, realmente pienso que una sociedad madura no necesita políticos o personalidades que nos guíen o decidan por nosotros, creo que la democracia directa puede ser efectuada en un mundo digitalizado, por otro lado para esto es necesario que las personas realmente tengan una visión no egocéntrica, es decir, pensar en el bien común, en el bienestar del otro y no en el envidiar lo que el otro tiene o sufrir si el otro tiene éxito, ser competitivo realmente es un problema egótico.

Claramente vivimos en una sociedad que vive en función del ego, las selfies son un ejemplo patético de esa necesidad, de esas carencias emocionales, ya que si lo analizamos desde una óptica espiritual o consciente, no tiene mucho sentido  tener la obsesión de realizar fotografía de sí mismo, como si fuera una religión de autoafirmación, cuando lo menos importante es cómo nos vemos, lo más importante como seres humanos es lo que hacemos y cuando lo hacemos para los otros, para beneficiar y conectar con el colectivo de manera positiva, armónica y creativa.

Existe dentro del budismo una oración llamada Metta, si los políticos siguieran estos principios en serio, de verdad creo que las idealogías sobrarían, es más simple la vida, no hay que caer en el error de la sobreintelectualidad para regir la sociedad, el engaño está en cada cosa que es oficial, es importante despertar y regir nuestras vidas con autonomía y compasión.

 

ORACIÓN METTA

Que todos los seres sean felices, alegres y realizados.

Que todos los seres sean sanados y plenos.

Que todos puedan poseer lo que desean y necesitan.

Que todos sean protegidos de daño y libres de temor.

Que todos los seres gocen de la paz y tranquilidad interior.

Que todos sean despertados, liberados y libres.

Que haya paz en este mundo y en todo el universo.

 

Crónicas de un Yogui Urbano

A través de las palabras podemos lograr comprender algunos aspectos profundos de la vida y así dejar fluir el inconsciente. En estas crónicas deseo transmitir experiencias y reflexiones desde el corazón, desde la vivencia consciente.