Fundación Urbanismo Social: “Los barrios y territorios tienen un sentido de pertenencia con su lugar y comparten su historia”

Como simples ciudadanos solemos tener un vago conocimiento sobre la significancia de los proyectos de viviendas sociales y de este “derecho” a tener un lugar donde vivir, que por una parte fomentan los gobiernos a través de sus políticas públicas y subsidios a nivel nacional. Asimismo quizás vemos o valoramos estos procesos desde su lado arquitectónico, y no precisamente asociado a un trabajo conjunto con una comunidad que se comienza a involucrar con un nuevo espacio y territorio.

Urbanismo Social es una fundación que nació hace 9 años y han centrado su trabajo precisamente en este escenario, en el sentido de intervenir en los nuevos barrios enalteciendo el valor de las personas y las familias que allí llegan a habitar, más allá del beneficio de adquirir una nueva vivienda como tal.

Pilar Goycoolea, directora ejecutiva y Pía Monardes, directora del área de Gestión Ciudad y Territorio de la  fundación conversaron con Captura Cultura y nos contaron sobre las acciones sociales que ejercen en comunidades y la vinculación con el patrimonio cultural.

 

Tratamos de pasar de un sueño individual como es la vivienda propia, a un sueño colectivo que es un barrio en el que las personas se sientan orgullosas y felices de vivir y convivir.

¿De qué manera se consolidó Urbanismo Social como fundación?

Urbanismo Social nace hace 9 años. En ese entonces el nombre era Gestión Vivienda y trabajábamos en el desarrollo de proyectos de vivienda social que estuvieran bien localizados, con una arquitectura y construcción de calidad y participación activa de las familias involucradas. Sin embargo, al entregar estos nuevos barrios nos dimos cuenta que “la vivienda era el principio y no el fin de nuestra intervención”, llevándonos a ampliar nuestro horizonte y poner el foco en el urbanismo centrado en las personas, más que simplemente en la vivienda.

Desarrollamos proyectos de vivienda, barrio y ciudad, en base a un modelo de urbanismo social preventivo, que detona procesos sociales participativos y sostenibles a partir de una intervención física, buscando que las personas se sientan felices de vivir en el lugar que habitan. Para lograrlo trabajamos en tres áreas o escalas de intervención: vivienda, barrios y ciudad y territorio, cuyo común denominador es el carácter preventivo con el que se trabaja.

A partir de la experiencia en los años de trabajo con comunidades. ¿Cuáles son las deficiencias que siguen existiendo en el área planificación barrial? y ¿cómo trabajan para apuntar a mejorar estas?

No existe una política pública enfocada en la prevención del deterioro de nuevos barrios de vivienda social. Como Fundación tenemos un modelo de trabajo que permanece durante los tres años posteriores a la entrega de la vivienda, trabajando con las familias en el fortalecimiento del capital social como base para la sustentabilidad física y social del barrio.

Para esto desarrollamos diversas líneas de acción enfocadas en integración con el entorno, vinculación con redes y acceso a servicios, mantención y desarrollo físico del barrio, fortaleciendo principalmente a los comités de administración en el caso de ser condominios sociales y el fortalecimiento de la organización comunitaria y de la convivencia en el barrio.

Tratamos de pasar de un sueño individual como es la vivienda propia, a un sueño colectivo que es un barrio en el que las personas se sientan orgullosas y felices de vivir y convivir.

 

 

En este último tiempo han estado trabajando en tres potentes proyectos, que son Núcleo Ochagavía, el Museo a Cielo Abierto PoblacionArte y Parque Metropolitano Sur, Cerro Chena. ¿Por qué estas comunas? ¿cómo se escogieron las comunidades en donde intervenir dentro de estas?

Como Fundación buscamos trabajar en territorios que detonen grandes procesos de desarrollo social, los cuales en el caso de Núcleo Ochagavía en Pedro Aguirre Cerda y PoblacioArte, en Cerro Navia, surgen de la invitación que nos hizo la empresa Megacentro en su intensión por generar relaciones de largo plazo con los entornos en donde se desarrolla su negocio.

En cuanto a la intervención de estos espacios, Núcleo Ochagavía se destaca por la decisión de Megacentro de apostar por convertir y re-significar este espacio, a través del “reciclaje urbano” diseñado por el Premio Nacional de Arquitectura, Juan Sabbagh. Para darle sentido al proyecto, era necesario el involucramiento activo de todos los actores del territorio, y el trabajo colaborativo entre ellos, tarea que se nos encargó como Fundación.

 

En el caso de PoblacionARTE, fue una iniciativa gestionada por los vecinos de la población Lo Amor Sara Gajardo, quienes a partir de un trabajo en conjunto con Megacentro y el acompañamiento de Urbanismo Social para el proceso participativo, consiguieron desarrollar el primer Museo a Cielo Abierto para Cerro Navia con un kilómetro de murales, obras artísticas que fueron la excusa para construir comunidad.

Por otro lado, el Parque Metropolitano Cerro Chena, es una iniciativa liderada por el Gobierno Regional Metropolitano de Santiago, la oficina de arquitectura de Teodoro Fernandez (Premio Nacional de Arquitectura) y Urbana EyD, en donde nuevamente se nos invita a participar para fortalecer el proceso de involucramiento ciudadano con el objetivo de generar instancias concretas en las que la comunidad pueda interactuar con el parque que sueña y aportar insumos para el diseño del proyecto.

 

En estos tres proyectos hay un tema en común que es el apoderarse de espacios y ponerlos en valor como parte del patrimonio cultural de las comunas en cuestión. ¿Cómo los vecinos van tomando conciencia de sus espacios y deciden querer trabajar en su recuperación? 

Creemos que lo principal para ver en estos proyectos una real oportunidad de desarrollo para el sector, es el involucramiento activo de todos los actores presentes en el territorio. Para que la gente se apodere de sus espacios y los ponga en valor, es necesario que todos los actores quieran lo mismo y cada uno desde su rol aporte en ello.

Levantar un diseño de arquitectura con participación ciudadana se puede lograr, pero transitar desde la participación hacia un involucramiento activo de la comunidad y de los actores, requiere tiempo, recursos y profundidad en los procesos.

Para que la gente se apodere de sus espacios y los ponga en valor, es necesario que todos los actores quieran lo mismo y cada uno desde su rol aporte en ello.

Los elementos comunes en todas las propuestas de la Fundación, apuntan a trabajar de manera preventiva en los territorios, fortalecer a la comunidad a través de sus líderes locales, incluyendo a los gobiernos locales en cada acción que se realice en su territorio, siendo horizontales en los modos de actuar, y entendiendo que la obra urbana no es el fin, sino el comienzo de diversos procesos sociales que pueden detonarse a favor del territorio.

En general, a nivel de políticas públicas y a nivel de planificación urbana se abarcan lugares estigmatizados y llamados vulnerables. Según esta premisa, ¿cómo se podría generar una vinculación transversal entre ciudad y barrio?

Vivienda, Barrios y Ciudad y Territorio son escalas de intervención que deben estar íntimamente relacionadas. No se puede pensar en tener buenos proyectos de vivienda social si no está el componente de trabajo con las demás familias y desarrollo de comunidad. Asimismo, es necesario trascender el trabajo dentro de los barrios para vincularlo con su entorno más próximo, que es el territorio donde está insertado. Sólo de esta forma avanzamos para lograr una ciudad más humana, equitativa, inclusiva y sustentable, en donde se requiere inminentemente el trabajo de las tres escalas de nuestro modelo, pensando a la ciudad como un sistema integrado en donde cada escala es necesaria para su mejor desarrollo.

Además, creemos que la única forma que hace posible esto, es planificando y diseñando, poniendo en el centro a las personas e involucrando a todos los actores que inciden en el territorio, desde los servicios públicos, municipios, empresas, la sociedad civil organizada y de base. Coordinarse entre todos, es un gran desafío, pero es la única forma de construir una mejor ciudad.

 

 

¿Qué tan importante es la participación y recepción de los habitantes en la implementación de estas iniciativas sociales-culturales? ¿Existe un sentido de pertenencia con el patrimonio material e inmaterial?

Sin duda alguna el componente sociocultural es algo que día a día toma más fuerza dentro de los barrios y ciudades. Como Urbanismo Social una de las primeras cosas que hacemos al llegar a un barrio o territorio es ver el tema identitario y de qué manera se puede ver fortalecido con nuestro trabajo. Los barrios y territorios tienen un sentido de pertenencia con su lugar, comparten su historia y reconocen a sus personajes emblemáticos. Todos estos insumos se comparten con la comunidad y son parte de la evidencia de su compromiso, apego y pertenencia con el espacio que habitan. Poblacionarte es una galería de arte público en Cerro Navia que comenzó el año 2015, en donde a la fecha se mantiene la calidad de los murales, dado al cuidado que la comunidad tiene de ellos, al sentir que son parte de este proyecto y esta obra los representa. Con este ejemplo, que requirió el trabajo constante de 2 años de acompañamiento a los vecinos, se ve el involucramiento comunitario con esta iniciativa cultural, en donde además este museo aporta al desarrollo de confianza y nuevos modelos de interacción social.

¿Cuáles son los próximos proyectos que tienen como fundación de esta misma índole?

Los proyectos mencionados hacen parte de una de nuestras áreas de intervención: Ciudad y Territorio. En el caso del Parque Cerro Chena, justo ahora es la etapa de recolección de insumos para el anteproyecto, y dado el carácter metropolitano del proyecto, además de las acciones locales con la comunidad, se creó un página web con la que pretendemos recibir a través de una breve encuesta la opinión de todos los santiaguinos entorno a cómo perciben este espacio ciudadano.

Por otro lado en las comunas de Quinta Normal y Cerro Navia, comenzamos Mapocho Limpio. Un programa piloto de la recuperación del la ribera del río Mapocho, en donde los actores involucrados son la Intendencia Metropolitana de Santiago, Megacentro y las Municipalidades. El objetivo aquí es convertir el sector del actual cruce entre Carrascal y Cerámica, en un nuevo espacio público activo, de calidad, limpio y seguro, asegurando su sustentabilidad en el tiempo a través del involucramiento de todos los actores del territorio.

También estamos trabajando en la construcción de 2 nuevos proyectos de vivienda social en la comuna de Santiago, lo que hace muchos años se había dejado de hacer por los altos precios de suelo. Esto demuestra, que a través del trabajo colaborativo, se puede volver desarrollar vivienda social de calidad en el centro de la ciudad. Es devolver el derecho a la ciudad, es una gran apuesta de integración social.

*Si quieres ser partícipe como ciudadano del proyecto Cerro Chena, te invitamos a informarte de qué se trata en:  nuevocerrochena.gobiernosantiago.cl y contestar una simple encuesta en este link: bit.ly/2snoypb

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Comentarios

Carolina Ibarra

Periodista, investigadora, editora, redactora, fotógrafa.