Claudio Pavez, director musical de FOJI: “falta desarrollar profundamente la música y el arte en el ámbito de la enseñanza escolar”

La Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles de Chile es una institución sin fines de lucro, la cual otorga un espacio de oportunidades para que niños, niñas y jóvenes con habilidades musicales puedan contar con un instrumento y formar parte de una orquesta, aun cuando sus familias no cuenten con los recursos necesarios para financiarlo.

Claudio Pavez es músico profesional, violista, y actualmente se desempeña como Director del Área Musical de la Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles de Chile (FOJI), quien accedió a hablar con Captura Cultura para contarnos un poco más del trabajo que realizan con los pequeños y jóvenes músicos que apuestan a perfeccionar sus habilidades y pasiones.

 

¿Cómo es el proceso de convocatoria y selección que realiza FOJI hacia los jóvenes y niños que quieran ser parte de la Fundación?

Los jóvenes músicos que quieran ser parte de la FOJI pueden postular a cualquiera de las 17 orquestas que son administradas directamente por la Fundación a nivel nacional. Son 14 orquestas regionales, una en cada región del país, y tres orquestas en la región metropolitana: la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil, que agrupa a jóvenes de entre 18 y 24 años de edad, la Orquesta Sinfónica Estudiantil Metropolitana, integrada por jóvenes de entre 14 y 18 años de edad, y la Orquesta Sinfónica Infantil Metropolitana, compuesta por niñas y niños de entre 8 y 13 años de edad.

Los procesos de postulación se abren a fines de cada año y tienen algunos requisitos: los postulantes deben estar estudiando un instrumento en una orquesta, ensamble, agrupación musical, institución de enseñanza musical reconocida o con un profesor particular. También hay algunos requisitos musicales como preparar y presentar ciertos repertorios o escalas, dependiendo de la orquesta, ya que los postulantes deben audicionar, ya sea presencialmente o a través de plataformas online.

¿Qué tipo de perfil es el que se busca específicamente?

Buscamos niñas, niños y jóvenes músicos que tengan algún nivel de conocimiento básico de su instrumento, que estudien el repertorio asignado permanentemente y que puedan asistir a los ensayos, para permitir el buen funcionamiento y rendimiento de la orquesta.

En su rol de director musical, ¿cómo ha sido la experiencia de trabajar en la formación de jóvenes talentos? ¿qué es lo que rescata de estos procesos?

Muy positiva. A través de las distintas generaciones hemos podido apreciar cómo los niveles técnicos han mejorado, y cómo los jóvenes músicos becados por la FOJI se han ido proyectando a un alto nivel profesional, tanto en Chile como en el extranjero.

Según su opinión, ¿considera que la academia y el mercado se está abriendo a potenciar las habilidades musicales de niños y jóvenes, en especial en el marco orquestal? 

 

Pienso que falta desarrollar profundamente la música y el arte en general en el ámbito de la enseñanza escolar, entre primero y octavo básico, la etapa más importante de la educación. Creo que hay leyes que se quedaron en el pasado, que no permiten contar con profesionales especializados en esta etapa. Por otro lado, pienso que sí se ha ampliado el mercado de la cultura, sobre todo en los últimos cinco o seis años, donde han aparecido más orquestas profesionales. Sin embargo, el nivel de exigencia es mayor. Ya no sólo basta con tocar un instrumento sino que hay que ser profesional.

¿De qué manera se trabaja con los alumnos y duración de la formación?

Los jóvenes músicos que ingresan a la FOJI tienen clases con instructores profesionales y reciben también un apoyo psico-social y económico para desarrollar su talento musical. Además, tienen la posibilidad de postular a otras becas, estudios en el extranjero y fondos concursables, como los de compra de instrumentos de nivel avanzado. Nosotros participamos en una parte de la formación musical que corresponde a muchos años de estudio, dependiendo del interés de los jóvenes, que puede ir de uno a dos años hasta 12 años según el caso, y según la profundidad de conocimiento que quieran adquirir. Sabemos que no todos los jóvenes que viven esta experiencia orquestal van a ser intérpretes. Algunos van a concentrar su interés en otras actividades derivadas de la música, como pedagogía, composición o producción musical, y hay otros que se desarrollarán en profesiones que no están relacionadas con la música. Aun así, el instrumento se convierte en una compañía para siempre.

¿Existe un seguimiento posterior del paso por Foji al alumno o se les ofrecen otras instancias de participación?

Estamos viendo nuevas instancias como la formación de nuevos instructores y directores para orquestas de base, que son las que dependen de colegios, municipalidades, universidades, centros culturales u otras corporaciones públicas o privadas, de manera de seguir fortaleciendo el funcionamiento general del movimiento orquestal infanto-juvenil desde Arica a Magallanes. Sin ir más lejos, durante el segundo semestre de 2017 estaremos realizando cursos de dirección orquestal de nivel básico en regiones como Arica y Parinacota, Araucanía, Maule y la Región Metropolitana.

¿Cuáles son los proyectos que se vienen para lo que queda del 2017 y enfocados al 2018?

En lo que queda de 2017 tenemos programados conciertos con algunos grandes músicos y directores, como el maestro violinista Shlomo Mintz en el mes de octubre. En el mes de septiembre tenemos un homenaje a Violeta Parra con la Orquesta Sinfónica Estudiantil Metropolitana, bajo la dirección de Guillermo Rifo, quien acaba de hacer una actividad similar en el Teatro Colón de Buenos Aires, con gran difusión. En el mes de agosto tendremos a Paolo Bortolameolli, con la Sinfonía N° IV de Mahler, y a final de año cerraremos con una actividad con el maestro Juan Pablo Izquierdo, quien dirigirá a la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil y la Orquesta Sinfónica Estudiantil Metropolitana, juntas, en un programa que tendrá como obra principal los “Pinos de Roma” de Ottorino Respighi.

Comentarios

Carolina Ibarra

Periodista, investigadora, editora, redactora, fotógrafa.