REY FELIZ: “Si los textos sirven para visibilizar cosas y para hablar de temas como la discriminación, el bullying o el VIH, bienvenidos sean”

Rey Feliz es el seudónimo que un joven profesional patentó al momento de aventurarse a mostrar sus escritos sobre experiencias personales. Letras que apuntan, en parte, al bullying y discriminación a las que se vio enfrentado por ser homosexual y no estar a la altura de los estándares que un colegio emblemático profesara. Hoy ya lleva dos libros publicados a través de su blog y miles de seguidores que son fieles a sus interesantes historias.

Fotografía: Tocado: Juan el Daltónico

En tiempos en que falta poco para ser gobernados por las máquinas, aún como sociedad nos encontramos estancados en cuanto a aplicar conceptos como igualdad, empatía y tolerancia a nuestro día a día y con los pares. Es cosa de leer redes sociales, prender la TV o enfrentarse valientemente a una hora peak en la ciudad, para experimentar la violencia y la discriminación en diversas situaciones. Esto fue lo que durante años de adolescencia vivió “Rey Feliz”, quien por ser gay no fue tolerado por compañeros ni aceptado por su circulo familiar más conservador, enfrentando crudos y agresivos episodios, que solo provocaron que viviera en soledad y sin poder expresarse en total libertad.

 (…) quiero ser claro en esto: no sé si las burlas respecto de mi sexualidad me afectaron particularmente. Me dolía mucho más sentirme incomprendido, mirado en menos, sin amigos que me defendieran cuando los flaites me hueviaban, sin gente a la cual poder contarle mis aventuras amorosas con el Señor Revolución o con los que pudiera hablar de Sailor Moon o alguna hueá cola. Creo que eso me dolía más a que me dijeran “buena maraco, te gusta el pico”. Relata en su libro “Cola Mala”.

Fue así como a través de su blog http://elreyfeliz.tumblr.com este chico decidió aventurarse a la narrativa y poner a disposición Cola Mala y Cola Buena, sus libros con cuotas de ficción, pero basados en sus vivencias y anécdotas personales. Donde narra y se puede conocer cuáles fueron los caminos que forjaron su personalidad, acontecimientos como la perdida de su madre, sus amores  y el modo de enfrentar a una sociedad poco amistosa.

En este proceso también se ha ganado el cariño de sus lectores con quienes comparte relatos de historias fugaces y hasta permite que los mismos seguidores den a conocer sus experiencias, ya que muchas de estas personas (gays o hetero) requieren orientación, o simplemente un lugar donde no hay cabida para juicios ni censuras.

Fotografía: Tocado: Juan el Daltónico

¿De dónde surge esta afición por la escritura y la narración?

Partió tarde, cuando yo ya había entrado a la universidad. Empecé escribiendo historias íntimas a modo de desahogo. Eran textos sobre mi mamá, mi familia, algunos amores inconclusos o experiencias furtivas con hombres con los que culeaba. Después en la U me hacían escribir cada vez más sobre temas contingentes, políticos y noticiosos, tenía que hacer reportajes largos y hablar con mucha gente. Empecé a contar historias que no eran mías y me vi forzado a hacerlo bien, porque no eran de mi propiedad. No era mi vida la que estaba narrando, entonces empecé a afinar la pluma, a leer cada vez más autores de ficción y no ficción y me fui enamorando de a poco. Como esas relaciones donde te das cuenta que te gusta tu mejor amigo que tienes hace muchos años y que nunca antes habías mirado con otros ojos.

¿Cómo fue el proceso para llegar a crear un blog y escribir una novela? ¿Te sorprendió la repercusión que tuvo en los lectores y quienes ahora siguen tus publicaciones?

El blog surgió por comodidad, porque me permitía guardar todos mis textos sin necesidad de gastar espacio en mi PC . Al principio eran historias súper random, cosas cotidianas que me iban pasando. No tenían relevancia alguna. Después empecé a publicar los capítulos de “Cola Mala” como un ejercicio personal. Quería repasar ciertos acontecimientos de mi vida que me pudiesen explicar por qué estaba actuando como estaba actuando, por qué era el tipo de persona que era. Estaba buscando las justificaciones a mi vida en ese minuto. Fue algo súper egoísta, nunca tuve intención de ayudar a nadie, ni mucho menos que la historia se terminara convirtiendo en libro. Luego la gente comenzó a hablar del tema, empezó el boca a boca y en eso las redes sociales ayudaron mucho. La historia se volvió viral porque la gente se sentía representada en ciertos aspectos, y eso igual es fuerte, porque nunca busqué representar a nadie, –de nuevo: este proceso de escritura fue algo súper egoísta-.

Me sorprendió mucho, sobre todo porque el público que me leía no sólo era un público gay, sino que había mucha gente hétero, familiares de gente gay, mamás, amigos, etc., que me escribían a diario y me decían “gracias por esto, me enseñaste algo muy valioso”. Y tú te quedas ahí medio helado, sin saber qué decir, porque nunca tuviste la intención de enseñarle nada a nadie. Es súper fuerte que una mamá te diga que gracias a tu texto ahora entiende cómo es sentirse rechazado, discriminado, alienado de la sociedad. Que gracias a esta historia egoísta ahora ama mucho más a su hijo.

Fotografía: Tocado: Juan el Daltónico

¿Por qué Rey Feliz?

Lo explico en el último capítulo de Cola Mala, que se llama “El Rey Feliz”. Tiene que ver con que en ese momento no tenía capacidad de gobernar nada, ni siquiera a mí mismo, y tampoco conocía en lo más mínimo qué era la “felicidad”. Me pareció una buena ironía: un rey que no manda y que suele estar triste. No tiene nada que ver con que me crea “el rey de los homosexuales” o algo así, como muchos cibernautas piensan.

¿Es mejor vivir en el anonimato? 

Sí, creo que es mejor. Me siento cómodo así. Me da más libertad para escribir, me da menos vergüenza y también le da un misterio al “autor”. Un misterio que atrae y otorga cierta magia a los textos. Abre las cabezas, la imaginación. Te permite llegar de modos distintos.

Partiendo de la base que sufriste discriminación y algunas malas experiencias ¿Cómo te trata la sociedad hoy? ¿Consideras que aún estamos al debe en temas como educación e igualdad?

Me siento súper privilegiado, la verdad. He sabido hacer de mis debilidades mis principales fortalezas, y eso me ha ayudado mucho. No me siento discriminado para nada. Siento que hay mucha más gente que la pasa mil veces peor. Personas invisibilizadas que no no tienen para cuándo salir de su clóset. Piensa en la gente trans, en los niños, en las lesbianas. Los gays igual están por sobre ellos. Tenemos más beneficios porque la misma sociedad nos los ha ido dando. Pero por otro lado, hay gente que todavía no puede ponerse el nombre que quiere porque hay unos retrógradas que simplemente no conocen la empatía, que gozan con su propia ignorancia y que no tienen la más mínima intención de educarse un poco. Entonces, cuando ves este escenario, especialmente con los poderosos que nos gobiernan, las esperanzas de mejorar la educación en temáticas de género e igualdad se difuminan más.  Y eso angustia.

¿Qué es lo que más te satisface de tus escritos, en cuanto a la repercusión que han tenido?

Saber que hay gente a la que le han ayudado de cierta forma. Que te escriban para darte las gracias es súper choqueante, porque yo nunca tuve la intención de ayudar a nadie, pero a la vez te reconforta. Es una sensación rica, inesperada. Una sorpresa que terminas agradeciendo. Entonces miro la pantalla y digo “chuta, esto que yo hice de modo súper personal y sin mayores expectativas, está ayudando a un montón de gente a vencer sus propios miedos”. Eso es bacán. Si los textos sirven para algo bueno, para visibilizar cosas y para hablar de temas como la discriminación, el bullying o el VIH, bienvenido sean.

¿Se viene una tercera novela?

Puede ser. No tengo nada definido la verdad. Ahora estoy enfocado en terminar el primer libro en formato físico, que espero se publique el 2018.

 

Puedes leer los libros en: http://elreyfeliz.tumblr.com

o seguir sus historias en Facebook: https://www.facebook.com/ElReyFeliz/

Carolina Ibarra

Periodista, investigadora, editora, redactora, fotógrafa.