Columna de opinión de Pablo Vicuña, abogado: Patrimonio Cultural: Hablemos con propiedad

Todo el mundo conoce el Día del Patrimonio sin su apellido, pues bien, su nombre correcto es, el Día del Patrimonio Cultural. La relevancia está en comprender que todas las personas tienen un patrimonio, compuesto de activos (como una casa) y pasivos (como las deudas), pero es la comunidad que tiene un patrimonio cultural, definido por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación (UNESCO) como la herencia cultural propia de una comunidad, la cual se mantiene hasta la actualidad y es transmitida a las generaciones futuras, que sirve como testimonio de la existencia de nuestros antepasados.

Por lo tanto, no solo es patrimonio cultural todos esos hermosos edificios por los que caminaremos completamente enamorados el próximo día domingo 28 de mayo, sino que también lo son un sinfín de cosas, y de esa forma, los fósiles, los objetos arqueológicos y un baile son otro ejemplo de patrimonio cultural.

Si volvemos al patrimonio cultural que podemos visitar este 28, es importante entender que existen distintos tipos:

  • Monumento Histórico.
  • Monumento Público.
  • Zona Típica.
  • Monumento Arqueológico.
  • Santuario de la Naturaleza.

Un monumento histórico es todo objeto, ya sea una casa, un castillo o simplemente un automóvil, del estado, la municipalidad o una persona como tú o como yo, que es considerado de importante preservación, ya sea por su valor artístico, histórico o antigüedad, el cual es declarado como tal por decreto supremo del Ministerio de Educación. Cómo evitar pensar en el Palacio de La Moneda y en la espada de O’Higgins.

Monumento Público es aquel objeto que ha sido puesto en algún espacio público como conmemoración de algún acontecimiento importante o un hito en la ciudad, como nuestro tan querido “pilucho” en el Estadio Nacional.

Una Zona Típica es un conjunto de casas u otros edificios que identifican a una comunidad en un determinado lugar, que nos da cuenta de su evolución comunitaria y que comparten su estilo, sus materiales o forma de construcción, ejemplos son nuestro amado Valparaíso (que además es considerado como patrimonio cultural de la humanidad) y los Palafitos en Chiloé.

Monumentos Arqueológicos son los lugares, ruinas, yacimientos y piezas confeccionadas o utilizadas por el ser humano, existentes sobre o bajo la superficie del territorio nacional, existen dos tipos, Bienes arqueológicos y bienes paleontológicos.

Los Santuarios de la Naturaleza son aquellos lugares, en tierra o en el mar, que ofrecen ciertas condiciones especiales para el estudio e investigaciones, ya sean de sus animales, plantes u otros, y que tiene un interés para la ciencia o para el estado.

Es el Consejo de Monumentos Nacionales quien está encargado de clasificar nuestro patrimonio cultural en cada una de estas categorías y así mismo de su protección y tuición. Es por esto que debemos tener presente que cuando hablemos de patrimonio, sea con apellido y con conocimiento de lo que estamos valorando. Una invitación a educarnos sobre el legado material e inmetarial que posee Chile a través de su historia y tener la conciencia que solo se trata de edificios arquitectónicamente bellos, que podemos visitar solo una vez al año. Sino más bien tenemos que comenzar a leer y explorar la ciudad y los territorios con una visión más ampliada, y asimismo, ser cocientes que desde que salimos de casa, estamos enfrentándonos a constantes patrimonios de carácter cultural que le dan identidad a nuestro entorno.