Chile Nostálgico: Un viaje del pasado al presente a través de una fotografía

Fabián Rodríguez es el creador de  Chile Nostálgico, un proyecto que busca fusionar el pasado con el presente de nuestro patrimonio, a través de la fotografía. Fabián trabaja de lunes a viernes como la mayoría de nosotros, pero también, como muchos gestores, ha tomado en sus propias manos la labor de difundir y crear conciencia sobre la importancia de preservar nuestra identidad arquitectónica y social.

– Cuéntanos de qué se trata Chile Nostálgico y cómo nace este proyecto
Chile Nostálgico es un proyecto que a través de fotomontajes, mezclando fotos actuales y antiguas de un mismo lugar en una misma foto, devela el paso del tiempo de distintos lugares de nuestro país. Nació viendo que en otros lugares del mundo realizaron este mismo experimento, como estaba al tanto de las muchas fotos antiguas en la red comencé a aprender la técnica y subir el resultado.

– ¿Cómo es el proceso desde que buscas y encuentras una fotografía antigua hasta que la unes con la actual?
Primero busco imágenes antiguas con lugares accesibles descartando los tomas aéreas o desde un edificio, luego voy buscando el lugar exacto de la foto antigua, usando como base la información desde donde obtuve la foto antigua, tomo varias fotos con variados movimientos, para así evitar equivocarme en el ángulo, y así no tener que esperar un próximo sábado, día en que salgo a tomar fotos (en la semana tengo un trabajo que no me permite contar con más tiempo), para volver a sacar nuevamente la fotografía.

embajada-brasil-alameda

– ¿Tienes un perfil de fotografía con la que vas a trabajar, aparte de que sea antigua?
Más que nada, que sean de alta calidad, ya que al ampliarlas para la mezcla se pierda la menor cantidad de calidad posible.

– ¿Cómo crees que han cambiado la ciudad de Santiago y otras ciudades que has visitado a lo largo del tiempo?
Ha cambiado bastante, en muchas fotos, especialmente en Santiago, han desaparecido bastantes palacios y construcciones con un rico nivel arquitectónico. Nada le hubiéramos envidiado a Italia, España o Francia, lugares donde sus construcciones son de interés turístico.

– ¿Crees que la gente actualmente está interesada en el pasado del lugar en que vive?
Si, al pasar de los años ha aumentado el interés por el patrimonio, tomando en cuenta la fecha desde que comencé el proyecto, pues he estado más atento a los números de participantes en el día del Patrimonio y ha ido en un increíble aumento. Además existen muchas personas y agrupaciones que se dedican, al igual que yo, como hobby, a investigar y difundir el patrimonio, también existen personas que ya han tomado esto como una profesión.

fiesta-21-de-mayo

– ¿De qué manera tu obra ayuda a que se conozca más de la historia de una ciudad?
Creo que a través de Chile Nostálgico se puede evidenciar más directamente el cambio de la ciudad y observar que se ha perdido por el poco interés de las autoridades en el pasado, inclusive en la actualidad. Espero que por las fotos que realizo, aportar un grano de arena, sensibilizando a las personas sobre la importancia de no olvidar nuestro pasado.

– ¿Qué novedades puedes contarnos sobre lo que viene para Chile Nostálgico o tienes pensado algún otro proyecto a futuro?
Por el momento estoy en stand-by, ya que con otras actividades me han quitado tiempo para seguir subiendo mezclas, pero más que proyecto lo que tengo es la esperanza de poder hacer un libro de forma masiva para estampar estos años de trabajo y que más personas puedan disfrutarlo, me falta la ayuda para poder comenzar ese sueño, mientras tanto seguiré realizando mezclas para mantener el sitio y el proyecto con vida.

Sitio Web: chilenostalgico.cl

Espacio Infinito: Casona del Barrio Yungay transformada en centro cultural

Con una maravillosa entrada llena de colores Espacio Infinito nos recibe en pleno barrio Yungay, donde, de un tiempo a esta parte, la cultura y las artes se han ido apoderando de las calles, de los vecinos y se ha convertido en uno de los  principales centros, al cual se puede ir a disfrutar de literatura, danza, obras de teatro, exposiciones y ferias.
Gabriel Gana, uno de los fundadores de este centro cultural nos cuenta en qué consiste esta casona antigua, que en algunos años se ha hecho de un nombre y de un lugar en los corazones de mucha gente, no solo de barrio Yungay, si no que de todo Santiago.

 

1. En tus propias palabras, ¿De qué se trata el proyecto Espacio Infinito?
El proyecto Espacio Infinito busca entregar a personas vinculadas con el arte un espacio para que distintas disciplinas artísticas se desarrollen y manifiesten. Por eso es que contamos con 7 oficinas de arriendo anual destinadas a diseñadores, escenógrafos, fotógrafos, pintores, colectivos de arte, serigrafistas, editoriales, etc… y 2 salas de ensayo de arriendo por hora para ensayos de artes escénicas y dictamen de talleres. También contamos con un “espacio de presentación” para temporadas de obras de teatro o danza. Ademas de contar con un gran patio y terraza donde la gente puede venir a leer, estudiar, tener reuniones o trabajos de investigación y disfrutar de la tranquilidad que brinda un oasis como este en santiago. Nuestras instalaciones también han servido de escenario para ferias, festivales, desfiles de moda, exposiciones, locaciones para cine y televisión, entre otras.

patio-comun

2. ¿Cómo nace la idea de crear este lugar, y cuál es tu motivación personal para seguir con la iniciativa?
Existen, por supuesto, dos versiones de como se gesta la idea de  este lugar:” La oficial y la anecdótica”.
La versión oficial dice que esta idea nace con la inquietud de sus fundadores por brindar un espacio que permita que distintos creadores escénicos puedan desarrollar sus proyectos a un costo accesible a la realidad nacional. Generar un espacio económico y “rico” para trabajar.
La versión anecdótica esta más ligada a la  “oportunidad”. La compañía teatral de la cual formamos parte ambos fundadores del espacio (Teatroonirus)  estaba buscando un galpón grande para seguir trabajando. Fuimos de visita a la primera casona y a la compañía no le servia técnicamente ese espacio y como una idea al aire salio la idea de tomar esta casa y desarrollar este espacio y en menos de una semana ya estábamos firmando el contrato.
La motivación personal para continuar con el proyecto esta muy ligada con tu pregunta numero 4, por eso la responderé al llegar a ese punto.

 

patio-comun-2

 

3. ¿Cómo ha sido la experiencia de mantener este espacio cultural en Santiago?
Por su puesto que la experiencia de mantener este espacio cultural ha sido difícil, y de no ser por el tremendo equipo de trabajo que tenemos nada de lo que se ha logrado hasta ahora se hubiese mantenido en el tiempo.
Hemos tenido que recurrir y sacar lo mejor de los modos de funcionamiento empresariales para poder desarrollar un modelo de negocios que haga viable nuestra existencia. Desde el inicio de nuestro proyecto es que decidimos no depender de fondos públicos y hasta ahora lo hemos logrado con éxito. Eso visto desde el prisma económico y organizacional.
Ahora, desde el punto de vista personal, artístico y emocional, las alegrías han sido infinitas. Varias veces hemos reflexionado que Espacio Infinito es un ente que se desarrolla y crece automáticamente. Por nuestras salas y oficinas hemos sido testigos del surgimiento de grandes muestras escénicas, con éxito de taquilla, talleres que se repletan, grupos y colectivos que crecen, festivales y ferias que se empiezan a volver una linda costumbre de interacción y crecimiento social. Ese hoy en día es nuestro principal motor y motivo de orgullo. Nos hemos transformado en un foco y una alternativa cultural en el corazón del barrio Yungay.

 

4. ¿Cuál es el objetivo a futuro de Espacio Infinito y su aporte al desarrollo de la cultura en general?
Como metodología de trabajo estamos culminando una primera etapa. Aquella que busca posicionar el espacio como una alternativa real para la práctica y el desarrollo cultural. Esta etapa tuvo mucho de ensayo y error. Ya estamos cerrando esta etapa y tirando líneas para la siguiente etapa del proyecto. Ya posicionamos el nombre y el concepto, ahora viene la etapa donde más allá de ofrecer un espacio físico para el desarrollo de las artes, se generen proyectos y se enfoquen los campos de acción donde el equipo de trabajo de Espacio de Infinito tenga una labor superior a la  de administrar las salas y se vuelva un ente de gestión creativa. Para eso contamos con una red de contactos de excelencia que buscamos aprovechar mediante talleres de formación continua, festivales y temporadas teatrales, para posicionarnos no solo como una alternativa cultural al desarrollo de las artes en el centro de santiago, sino que además ser una alternativa de alta calidad y vanguardia creativa.
Dirección: Esperanza 536, Barrio Yungay Santiago, Chile.

FLACH – Fotografía Latinoamericana y Chilena

Ubicada en pleno barrio Lastarria, Javier Godoy nos invita a visitar FLACH, próximo a inaugurarse oficialmente, aunque de todas formas puedes ir, ya sea a disfrutar de las exposiciones de fotografía que allí se muestran o a revisar libros muy interesantes sobre obras de destacados, y algunos desconocidos fotógrafos tanto de nuestro país como de todo América Latina.

Villavicencio 301-A, Barrio Lastarria, Santiago
+56 2 26380718
flachtiendagaleria@gmail.com
www.facebook.com/TiendaGaleriaFACH

Luis León Vera, presidente proyecto Ave Fénix: “En este minuto si tú ves el tren, es como león enjaulado, que lo único que quiere es que le abran la puerta”

 

Luis León Vera, presidente proyecto Ave Fénix: “En este minuto si tú ves el tren, es como un león enjaulado, que lo único que quiere es que le abran la puerta”

Al llegar a la estación de trenes El Melocotón, en el valle del Cajón del Maipo, nos encontramos con un lugar que parece deshabitado, donde solo somos recibidos por algunos amistosos perros y gallinas que caminan libremente por el lugar. Se trata de una estación pequeña y acogedora, que trasmite historia y donde se percibe una marcada tradición ferroviaria.

Es aquí mismo donde descansan las dos locomotoras que fueron rescatadas por don Luis León Vera, un ex militar y antiguo maquinista de la empresa Ferrocarriles del Estado,  residente de la localidad, y que hoy  figura como el impulsor del proyecto Ave Fénix, el cual intenta reactivar el servicio de tren patrimonial del Cajón del Maipo. Es él quien después de unos minutos nos sale a dar la bienvenida, mientras le invitamos a contar su historia.

Al preguntarle a Luis León cómo comienza este interés por el rescate de la estación y de sus locomotoras, él nos cuenta que siempre desde muy niño tuvo el interés por las máquinas, y a pesar de que él trabajaba para el Ejército como instructor de ingenieros, poco a poco se comenzó a insertar en el oficio ferroviario, hasta terminar manejando máquinas durante largos años. Una de ellas es la Jung J-4, actualmente vigente en la estación y la cual fue bautizada como “La Panchita”. “Yo no tenía auto en esa época, pero cuidaba al tren como si lo fuera (…), mi tren era mi debilidad” expresa.

Luis al retroceder un poco en el tiempo, nos dice que nunca olvidará la fecha del 10 de enero de 1985, cuando anunciaron el cierre del ferrocarril que iba desde Puente Alto a El Volcán, llamándose a licitación para eliminar los 60 km de vía, siendo adjudicado a Aceros Quinta Normal empresa que no habría mantenido los rieles.

“Cuando ordenan sacar el tren, para mí, desde una opinión muy personal, no fue porque no fuera rentable, sino que el problema grave fue que la gente se fue”, cuenta con nostalgia Luis, haciendo referencia a que no existía una mano de obra para mantener el servicio de trenes en aquel entonces, por lo que solo quedaba la opción de vender.

Es así como a partir de este episodio que comienza su interés por no dejar morir estos terrenos, por lo que el 24 de febrero del año 2000, Luis decide partir de su residencia en San Bernardo para instalarse de manera definitiva en El Melocotón. Y a pesar que como él mismo lo expresa “nadie daba un peso por mí”, su objetivo siempre fue claro, y era que debía rescatar parte de esas vías ferroviarias y volver  a poner en movimiento el tren en Puente Alto.

“Muy decepcionado de todo esto, me hice una pregunta que después yo mismo me la respondí, y que fue si yo algún día tengo la posibilidad de hacer algo por mi tren, lo voy hacer… y aquí me tienes” señala orgulloso.

Proyecto Ave Fénix

Luis nos cuenta que tras cerrarse el regimiento de Puente Alto, no se sabía qué hacer con los trenes que quedaban, por lo cual él solicitó al Ejército la donación de dos maquinarias para ponerlas en marcha. Una idea que a muchos les pareció “loca”, según lo que él mismo recuerda, pero era tanto el cariño y dedicación por los trenes, que ningún obstáculo le estancaría su sueño. “A mi nadie me quería dar esto, porque yo era suboficial del Ejército”, relata, recordando que cuando Michelle Bachelet era ministra de Defensa, bajo el Gobierno del ex Presidente Ricardo Lagos, estaba la petición de abandonar los terrenos de la estación para pasar a Bienes Nacionales, y hacer uso de ellos.

Fue así como Luis León comenzó su lucha por mantenerse a cargo del lugar y los trenes, donde fue apoyado por el mismo Ejército, quien le facilitó mano de obra para arreglar uno de los trenes y ponerlos en marcha. “Tuvimos 14 meses para echarla andar, los jodí durante 14 meses, y esa máquina tiene hasta repuestos de las micros amarillas”, expresa. Además agrega que desde el norte se trajeron rieles para que se pudiera rearmar la línea férrea, y permitir que el tren pudiera avanzar algunos metros como en épocas de esplendor. Así se reactivó a la Panchita, quien como la leyenda del Ave Fénix cuenta, renació desde materiales de acero y donaciones para lograr transformarse en una gran atracción turística para quienes visitan la estación.

“La personas ven esto con ojos futuristas”, dice  Luis, aludiendo al objetivo principal de su proyecto, el cual es que se reactive la vía férrea original, y pueda transitar desde El Melocotón hasta San Alfonso. “En este minuto si tú ves el tren, es como león enjaulado, que lo único que quiere es que le abran la puerta”.

El Consejo de Monumentos Nacionales, el Municipio de San José de Maipo y el Ejército han validado este proyecto definido como ferroviario, patrimonial, turístico y cultural a lo largo de estos años de puesta en marcha. Asimismo desde la empresa Tensocret también se aportó con maquinarias en apoyo a dicha rehabilitación.

En la actualidad, Luis y su equipo de trabajo continúan gestionando la implementación de la tercera etapa del proyecto, que consiste en alargar el tramo de vías férreas, como también se sigue invitando a la gente a conocer el museo creado dentro de la propia estación y la historia de esta singular e importante iniciativa impulsada por este ex militar, quien no descansará hasta ver este sueño cumplido en beneficio de toda una comunidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

Francis Serrano Vargas

El año 2008 marcó un quiebre en mi vida, nunca antes había reparado en dedicarme a la música hasta que ella llegó a mi, primero en forma de Fliscorno Barítono y luego en forma de Tuba integrando la Orquesta Sinfónica de Isla de Maipo, comuna donde crecí. Paralelamente, inicié de forma autodidacta a practicar piano en un teclado Casio regalado por mis padres en la Navidad del 2008. Fui creciendo en la música y en la orquesta, primero aprendiendo lectura y teoría musical; y luego realizando arreglos de obras para ensamble de bronces y algunas composiciones para piano, además de viajar constantemente en giras por el país hasta su disolución el año 2013.

El año 2014 ingresé al proyecto Proyección Musical que impartía clases de música a personas a cambio de un aporte voluntario. Entré primero como alumno y luego como instructor de las clases de piano, de teoría musical y como el gestor del Taller Orquestal de Tango, proyecto que acercó el tango a los alumnos de la escuela, quienes demostraron gran interés en aprenderlo y ejecutarlo en sus distintos instrumentos, independientemente si fueran típicos de este género o no.

Actualmente, participo en ferias culturales como la del Barrio Concha y Toro, en milongas y en eventos privados como matrimonios y bautizos para amenizar con música instrumental, a veces junto a mi hermana Yanella en el violín y otras veces en solitario con mi melódica Hohner Superforce 37.

Cómo llegaste a dedicarte a la melódica?
Dedicarme a la melódica nació primero como una necesidad. Estaba cursando 2°año de ingeniería en automatización en la UNAB y siempre veía a músicos tocando en la calle. Yo me preguntaba como podría juntar algún dinero extra tocando en la calle si no podía transportar mi teclado, ¡Ni mucho menos una tuba! Por lo que un día indagando en la red encontré la melódica: una especie de teclado portátil que no requería de electricidad para funcionar, si no que simplemente al soplar ejecutaba un sonido parecido al acordeón. Así, compré mi primera melódica el año 2013, una melódica Hohner Student 32. Desde entonces trabajo para que este hermoso y versátil instrumento deje de ser catalogado como un juguete y pase a ser “tomado en serio” dentro de este mundo de la música.

Qué tipo de música haces generalmente?
Comencé interpretando la música que me era más cercana en el momento que adquirí mi primera melódica: música clásica (especialmente algunas obras de Bach, Mozart y Beethoven), valses de la BSO de la película Amélie y música instrumental como mambos de Pérez Prado, canciones de Nino Bravo, The Beatles, entre otros estilos variados. Sin embargo, no fue que sentí una inclinación por un estilo musical en particular hasta que, sin querer, un día en una exposición de cuadros en la Sociedad Nacional de Bellas Artes, interpreté Badinerie de J.S. Bach y me comentaron que el sonido de mi melódica era muy similar al del bandoneón. Investigué y… ¡Efectivamente! Mi melódica sonaba sumamente parecida a este instrumento, razón que me motivó a inclinarme por el tango.

Qué significa este tipo de música para ti
Mediante arreglos hechos por mí desde la partitura original, preparo mis pistas musicales y la línea melódica para mi instrumento, destacando algunos tangos tradicionales como “Por una cabeza”, “Sur”, “El choclo”, etc. No obstante, es por el tango moderno que se incendian mis pasiones, con obras de Astor Piazzolla y Eduardo Rovira, compositores que utilizan el contrapunto, la armonía y las disonancias con aroma a jazz dentro de sus obras de tango vanguardia aplicándolas a la melódica como un reemplazante del bandoneón. La melódica en el tango es algo que no tiene antecedentes y que representa una historia que está aún por escribirse.

Sitio web: melodiquiuslover.com