captura cultura 01. Javiera Venegas

Javiera Venegas, documentalista: “Siempre que hablo sobre la temática de la locura y todo lo que conlleva dejo de lado los prejuicios”

Cuando hablamos del arte, coincidimos que se trata de un concepto bastante amplio donde no solo podemos encasillarlo en una acción o técnica, pero hay ocasiones en que si podemos encontrarnos con propuestas que pueden combinar muy bien diferentes áreas.

Este es el caso del film "La Memoria al revés", un documental a cargo de la fotógrafa Javiera Venegas, el cual se desarrolla en uno de los Centros de psiquiatría más antiguos de Buenos Aires, y que está siendo realizado con la ayuda de cuatro países: Argentina, México, Brasil y Chile; donde Venegas logra potenciar su trabajo fotográfico, llevándolo más allá, involucrando lo audiovisual, con el fin de mostrar diálogos con pacientes en base a temáticas como libertad, la pintura, el arte y la institución. Es así como el documental que evidencia un proceso llevado desde el año 2016 al 2017 llama a la  reflexión crítica sobre la locura y la sociedad, y el distanciamiento que se produce a nivel humano con personas consideradas en teoría especiales.

Javiera Venegas, quien es la directora del film, el cual está siendo coproducido por la productora chilena, Muchacha Audiovisual, conversó con Captura Cultura y nos contó más sobre este importante y bello trabajo.

Javiera Venegas. marzo 2018

¿Cómo se inicia este proyecto, de primero documentar a personas de un psiquiátrico en Buenos Aires para luego convertirse en un film?

“La memoria al Revés¨ parte desde una experimentación fotográfica que hice durante el año 2016 y 2017, la cual usé como medio para poder expresar un tema tan controversial como lo es la institución psiquiátrica, un asunto que no se escapa de los prejuicios. Esto dio pie a preguntarme cómo comunicar de forma elocuente aquellas conversaciones que tenía con los pacientes en una imagen fotográfica.

Ante todo, una imagen debe transmitir emociones para dar sensaciones, y así poder conmover al receptor. Es por ello que decidí indagar más a fondo porque sentía que como fotógrafa no lo estaba consiguiendo y eso me frustraba profundamente. A raíz de esto, me atrevo a decir que experimenté una crisis, la cual me motivó para poder buscar en otra disciplina. Es así como llegué al lenguaje audiovisual, que sin dudas se ha transformado en una obsesión.

¿Qué fue lo que más te impactó o sorprendió de estas personas y el proceso de trabajo?

Lo que más que me sorprendió (y el motivo crucial del documental) fue un pintor llamado Enrique, con  una gran sensibilidad por la música, la literatura, la fotografía, el  cine y otras expresiones artísticas. Él es una persona racional en un hospital psiquiátrico, que posee una gran fortaleza, así como también, un carisma envidiable. Es por esto que el proceso de filmación ha sido enriquecedor en un principio, pero sin embargo ha pasado por varios periodos porque la espontaneidad ha sido siempre uno de los principales objetivos como realizadora. Por  suerte, he sabido enfrentarlo de manera óptima, con mucha paciencia.

¿Cuáles son las principales temáticas que se desarrollan en "La Memoria al Revés" y cuál es el mensaje que se quiere transmitir?

“La Memoria al Revés” es el registro documental de un pintor que habita un hospital neuropsiquiátrico de la ciudad de Buenos Aires, Argentina. Es un grito a la sensibilidad que explora la locura, la institución, el arte y la libertad. La finalidad de este proyecto es visibilizar una problemática que ha sido poco expuesta ante los ciudadanos.

maxresdefault

A la palabra "Locura" en general se le da una connotación negativa o que afecta a la salud mental. Pero también solemos llamar "locos" a quienes se escapan de los parámetros tradicionales que impone un sistema o una sociedad. ¿Cuál es tu opinión respecto a esta temática?

Siempre que hablo sobre la temática de la locura y todo lo que conlleva dejo de lado los prejuicios. El prejuicio parte desde el sentimiento de superioridad ante una persona que está en un estado de vulnerabilidad, así como también, por falta de conocimiento. La sociedad moderna (siglo XV), provocó una serie de cambios emblemáticos en la conducta humana generando una moral que determina un comportamiento homogéneo en su totalidad. Todo aquel que se salía de esa norma general (homosexuales, libertinos, prostitutas, enfermos crónicos) eran encasillados como locos y debían ser castigados. Es evidente que en nuestros tiempos existen patologías con su pertinente diagnóstico y necesitan de un tratamiento médico para poder contrarrestar la enfermedad. Sin embargo me pregunto: ¿Sería la mejor opción una institución psiquiátrica para poder enfrentar una enfermedad mental?¿De qué manera la sociedad se desinteresa de este problema?

¿Podemos encontrar varios talentos en un psiquiátrico?, ¿podrías ver una solución para visibilizar más sus aptitudes?

Existe talento dentro y fuera de un hospital psiquiátrico. El talento es producto de una construcción que requiere constancia de una misma práctica y no es inherente a una enfermedad mental. Creo que para visibilizar cualquier aptitud de un paciente internado no solo debería caer la responsabilidad en la psiquiatría sino en una sociedad más consciente y participativa, a través de la empatía.

¿Cómo ha sido esta alianza con otros países para poder realizar el documental y cuáles son los obstáculos que han tenido que sortear en la producción?

Los cuatro países involucrados  (Chile, Argentina, Brasil y México) han sido cruciales para mí como directora. He tenido la suerte de trabajar con artistas que me han dado mucho apoyo en cada una de sus disciplinas. Hemos enfrentado el obstáculo de la distancia principalmente con los editores de la productora mexicana AAA (Antonio Hernández Echazarreta y Adrián Ramos Garza)  pero a través de videollamadas supimos superarlo de forma óptima. Actualmente mi residencia es en Buenos Aires y es allí donde laburo con el guionista brasilero Léo Kildare Louback quién vive allí también. Esporádicamente viajo a Chile, en donde he tenido la oportunidad de grabar en estudio a la pianista Carmen Gloria Castillo, quien es la encargada del soundtrack del documental.  Además este año comencé a trabajar con la productora “Muchacha Audiovisual” (Marlyam Calderon y Geraldine Aguilera), quienes me han asesorado en todo el proceso de postproducción. Cabe destacar que este proyecto es independiente y no contamos con apoyo financiero de ninguna institución estatal ni privada.

¿Por qué hay que ver La Memoria al Revés?

Este  documental  ofrece una  mirada reveladora. Es el registro de una amistad basada en charlas cotidianas, lo cual permite visualizar el paso esporádico de un artista esquizofrénico desde el inicio de su internación psiquiátrica hasta el término de su tratamiento. Una mirada que ha dejado de lado los prejuicios para poder mostrarnos un mundo de coherencia y sensibilidad.

 

Trailer del documental (aún sin fecha de estreno)

 

FOTO_DIAMELA_ELTIT

Escritora Diamela Eltit será reconocida en Feria del Libro FILZIC de Antofagasta 2018

Dueña de una obra prolífica y reconocida por la crítica en Chile como en el extranjero, Diamela Eltit irrumpe como una gigante de las letras. Es que la calidad excepcional de su trabajo y los diversos temas que versan en su obra, la sitúan como una de las voces más destacadas de la narrativa latinoamericana.

Por ello no extraña que el diario  El País (España) escogiera a “Jamás el fuego nunca” como uno de los mejores 25 libros en español de los últimos 25 años. Feminismo, opresión, e identidad cultural son algunas de las temáticas de esta profesora y diplomática, que en mayo próximo será reconocida con el Premio al Mérito Literario Andrés Sabella, galardón entregado en el marco de la octava versión de la Feria Internacional del Libro Zicosur FILZIC de Antofagasta, que este 2018 busca homenajear la figura de Nicanor Parra.

Conocida la noticia, entre quienes celebraron la nominación destaca la escritora nacional Pía Barros, perteneciente a la llamada generación de los 80’. “El que Diamela reciba este premio creo que lo potencia, pero además salda una deuda porque en Chile no se le entregan premios a Diamela que es la mejor, y la escritora chilena más importante del momento. Es la escritora que más se estudia y la que tiene el mayor impacto. Es una maravilla y honor que reciba este galardón, más aún porque hace más de 10 años que debería haber recibido el Premio Nacional de Literatura” concluyó.

Premio al Mérito Literario Andrés Sabella, que recuerda al otrora poeta y periodista antofagastino, autor de la novela “Norte Grande”. Reconocimiento que para Diamela Eltit fue una sorpresa positiva.

¿Qué significa recibir este reconocimiento en Antofagasta?

Desde luego me toma por sorpresa. Una sorpresa muy positiva, muy estimulante porque yo no conocí Andrés Sabella, pero si su importancia, su figura nortina, y por eso es muy estimulante recibir un premio que lleva su nombre. Premio que a su vez representa a una zona geográfica trascendental como es el norte de Chile, con su historia tan contundente en términos sociales y culturales. Ha sido francamente estimulante que esto haya pasado.

Tus pares señalan que ya deberías haber recibido en Premio Nacional de Literatura ¿Qué opinas al respecto?

En mi caso particular yo no he escrito para tener premios, he escrito porque me parece necesario, apasionante e importante especialmente para mi devenir. En lo personal lo más importante es la escritura y el hecho de que los libros que he escrito ocupen un lugar más nítido siempre es estimulante, pero la verdad eso tiene que ver más con los libros y no con mi persona.

¿Cómo definirías tu propuesta literaria?

No me podría evaluar como autora, pero pienso que en literatura una de sus posibilidades, no la única, es abrir zonas de interrogantes o zonas de experiencia en aquellos lugares que no han sido demasiado explorados por la reglas y las normas dominantes.

 ¿Cuáles son los temas que hoy deberían estar en la literatura chilena?

Para mi no creo que la literatura haya dejado de atender a su contexto. Desde luego hoy vemos con más énfasis la literatura del “Yo”, la autoficción, que está muy bien pero termina siendo un poco burocrática. Sigo pensando en la ficción como una forma tensa e intensa para pensar ciertos problemas, ciertas figuras y ciertas zonas.

¿Qué género literario más valoras, la novela o el ensayo?

He transitado en los dos, especialmente en la novela en relación a mi producción literaria, aunque también he transitado en ensayos; me refiero al ensayo literario, que es muy libre y que tiene sus propios regalos, distinto al ensayo académico. Pero también encuentro interesante exponer ciertos análisis, ciertas cuestiones sociales a través de una escritura más bien reflexiva.

FILZIC todos los años realiza una fuerte campaña de fomento a la lectura. En este ámbito ¿Cuál sería tú invitación a abrazar la literatura?

Yo pienso que hay personas que son lectoras, y eso les da un capital simbólico muy alto, porque efectivamente hay una ampliación, a través del lenguaje, de sus capacidades. La literatura forma de manera muy intensa a la gente que lee, porque efectivamente tiene más recursos de todo tipo. Entonces siempre voy a pensar que las familias que estimulan la lectura, van a tener hijos, hijas, parientes mucho más habilitados que aquellos que no leen. Ahora tampoco tengo nada en contra de las lecturas, digamos más livianas, como puede ser whatsapp o twitter, porque también son formas de lectura y de escritura. Pero desde luego hay algo en la literatura que es mucho más intenso, mucho más radical, y que efectivamente coopera para el desarrollo integral de las personas.

 

La Feria Internacional del Libro Zicosur FILZIC de Antofagasta, que se desarrollará entre el 25 de abril y el 6 de mayo, es uno de los eventos multiculturales más importante del norte de Chile. Año a año congrega a más de 120 mil personas, y en esta octava versión ya confirmó la presencia de los escritores Alberto Fuguet, Guillermo Parvex, Carlos Tromben, María José Cumplido, y Jorge Baradit, entre otros.

El nacimiento de Santiago Off: La revolución del Teatro

Parece ser que enero es el mejor mes para dar la bienvenida a la fiesta del teatro, tras dejar ir un agotador 2017, las fiestas de diciembre, y toda esa vorágine de fin de año; todo eso queda atrás y se da paso a intervenciones urbanas, a los colores, a los festivales que cada año son más y convocan más gente. Muchos deciden huir de Santiago a la playa, o sin que les importe el lugar de destino, tal parece ser que salir lo mas rápido posible de la urbe y su sofocante calor es lo más importante, pero para aquellos que se quedan, ya sea porque aún no están de vacaciones, porque les encanta Santiago en verano, o porque no tienen dinero para vacacionar, la ciudad los premia con espacios más vacíos, talleres de verano, y una gran cantidad de arte, cultura y sobre todo teatro.

Durante años Santiago a Mil fue prácticamente el único gran festival, en un momento en que comenzaba a despertar un gran movimiento artístico, de la mano de talleres, cursos, circo y centros culturales. Aún así,  durante esa época que también nace Santiago Off, un festival que, según su misión, busca “democratizar el acceso a la cultura y el desarrollo artístico del país”, por lo cual dentro de tu nutrida cartelera no solo encontramos obras de teatro, sino que además una amplia selección de talleres, seminarios e incluso eventos musicales.

Cabe señalar también que desde hace años que existen muchas más ofertas que engruesan la cartelera Santiaguina, donde pareciera que ahora prácticamente cada comuna tiene su propio evento teatral masivo, el Festival de Teatro Providencia presenta 21 obras este año, el Festival (Encuentro) Latinoamericano de Teatro San Bernardo ya va por su cuarta versión y el Festival de Verano de Ñuñoa ofrece entrada liberada a las 5 obras que presentan este año entre el 24 y 28 de Enero, y estos no son los únicos, basta con salir a las calles, y encontrarse cada pocos metros con afiches de nuevas obras, invitaciones a eventos culturales, instalaciones en la calle y teatro en los paseos peatonales.

En esta oportunidad, tuvimos el placer de conversar con Claudio Fuentes, director del festival y de La Fulana Teatro, quien nos habló sobre los inicios de este proyecto, el cual surge de una reflexión mientras presentaban una obra por Europa, la cual dio pie a una gran idea que luego fue ejecutada llegando a Chile por personas que querían generar un cambio en el teatro chileno.

 

Planificamos la idea, buscamos aliados y nos lanzamos al vacío, solo con las ganas y la certeza de estar generando un cambio, la rebelión contra lo establecido

La historia de Santiago Off comienza por allá en 2011, cuando se atrevieron con La Fulana Teatro, a lanzar la obra El Séptimo Urbano escrita por Carla Valles, la obra se gestó a partir de una residencia en el Centro Cultural Estación Mapocho y consistía en intervenir distintos lugares marcados por la violencia durante la Segunda Guerra Mundial. Esta obra los llevó desde México a Londres, Praga, Berlín, Polonia y Francia, lugares directamente relacionados con las atrocidades de la guerra.

Durante todo el tiempo que hacían gira por el viejo continente, analizaron las diferencia entre Chile y aquellos países por los que estaban “deambulando”, Claudio nos habla al respecto, “Fue en ese contexto cuando pudimos observar las variadas alternativas de desarrollo cultural que tenían estos países, la gran cantidad de festivales y alternativas que existían y fue imposible no realizar un análisis comparativo con nuestra realidad, nos parecía insólito que Chile solo tuviera un festival de esas características y entonces nos planteamos la idea de ser nosotros quienes impulsáramos la alternativa, erradicando el reclamo y operando desde la acción“.

Para ellos el primer festival ya era algo inmenso, cuatro días llenos teatro, música, talleres y conversatorios, de ahí, cada año han tenido que ir asumiendo su crecimiento y las consecuencias que eso conlleva.

El lado negativo, es la inseguridad año a año, ” … lamentablemente en la incertidumbre constante de saber si ganaremos o no FONDART, en la constante inestabilidad cultural que hasta hoy tiene Chile. Hoy el festival ya está instalado, es fundamental para el desarrollo de las artes escénicas, por lo mismo es necesario y urgente generar garantías que impida que estas iniciativa desaparezcan o sean absorbidas por criterios monopolizantes y ambiciosos, por aquellos que buscan la mcdonalización de todo“, nos comenta Claudio.

Pero pese a todo Santiago Off a crecido, llegando a tener obras diversas que nos hacen reflexionar y divertir. La curatoría por tanto tampoco es algo fácil, esta se estipula año y año y responde a varios aspectos: “Obviamente calidad, profesionalismo e investigación son fundamentales, sin embargo, los criterios temáticos responden a poner en valor las creaciones vanguardistas, el trabajo de grupo por sobre el producto teatral y la relación teatro y sociedad marcan la línea final“.

Todo este crecimiento cultural no ha sido de la noche a la mañana, el arte que ya estamos acostumbrados a ver en las calles, no solo en Enero, sino que a lo largo de todo el año, las buenas obras gratuitas que se presentan en lugares como El Anfiteatro Bellas Artes, en diversas salas de teatro o incluso en la misma calle, no ha existido por siempre. Hace 30 años las calles no tenían colores, acróbatas en las plazas, o teatro a la gorra cada domingo en los parques. Es por eso que este año la curatoría de Santiago Off 2018 está instalada en los 30 años del retorno a la democracia (#30añosOFF)

“Se definieron ocho ciclos temáticos que apuntan a las diversas perspectivas de esta memoria colectiva: memoria y sucesos, memoria y biografía, memoria y hábitat, memoria y familia, memoria y percepción, memoria mapuche, clásicos rememorados y memoria y trayectoria.  A través de ellos buscamos recorrer estos últimos 30 años de historia, aportando una mirada nueva, vanguardista y contingente a lo que ha sido nuestra reconstrucción social, cultural y política

El teatro debe inspirarnos, debe hacernos pensar y reflexionar, reír a carcajadas, llorar, pero sobre todo, debe hacernos humanos. En 2000, cuando recién proliferaban cursos, talleres, y escuelas de teatro, cuando había una incipiente efervecencia cultural, ahí, fue cuando Claudio, antes de la estudiar en la Universidad del Desarrollo y obtener su magister en dirección de la Universidad de Chile, conoció a Andrés Pavés, en la época en que Pavés hacía su arte en el frontis del Museo Bellas Artes. Ese momento lo marcó fuertemente:

Creo que ese encuentro fue un hito súper importante para decidir dedicarme a esto, nunca había conocido a alguien con tanta convicción, pasión y amor por su oficio

Dieciocho años después, todos nosotros nos podemos emocionar e impactar con las obras presentadas en Santiago Off, podemos disfrutar de las calles con vida y llenas de arte. Para Claudio significó “un antes y un después” en su vida entrar al mundo del teatro, conocer a un grade como lo fue Andrés Pavés, y luego aprender de su experiencia junto a su compañía, lo que los llevó a todos a iniciar una revolución en el teatro, para que todos, tengamos cada vez mas oportunidad de ver a estas maravillosas personas que dejan su alma sobre las tablas, tratando de inspirarnos a nosotros a ser parte de una revolución que lleva 30 años naciendo, creciendo, y reinventándose cada año, así que,

¿Te gustaría asistir al Festival Santiago Off?

Revisa su programación AQUÍ

 

 

Green Libros: Bajo el lema “Un libro puede transformar vidas” salvado miles de libros y ayudado a cientos de niños

La idea nació cuando un amigo de Juan Cristobal Prieto, Co Fundador, fue a comprar textos escolares para su hija y se dio cuenta que valían al rededor de $35.000, por supuesto lo encontró carísimo. Los socios se percataron además que los mismos libros no se pasaban de generación en generación, sino que cada vez las personas compraban libros nuevos.

Así fue como Juan y sus 2 socios se propusieron hacer algo con el problema de los libros caros en Chile, en particular con los libros escolares. En diciembre de 2009 hicieron 2 pruebas piloto bajo el concepto de “Un libro puede transformar vidas”, colocaron en los colegios Saint George y Manquehue en la comuna de Vitacura, buzones para que las personas donaras sus libros escolares, recolectando mas de 4.000 libros. Muchos papás no saben que hacer con los libros de sus hijos, mas allá de revenderlos a algún amigo de sus hijos, o de guardarlos para los hermanos mas pequeños, pero son los menos, “Muchos papas tampoco sabían que hacer con los libros cuando se cambiaban de casa por ejemplo, o cuando hacían un orden, botarlos es un crimen, por eso creamos lo que es ahora Green Libros“, nos comenta Juan.

Los dos primeros buzones que pusimos se llenaron de libros

Donación libro green librosLuego de este modesto pero buen inicio, la cosa se complicó un poco cuando los dos socios de Juan tuvieron que volver a USA por problemas personales, sin embargo, el proyecto siguió adelante. Actualmente el equipo lo conforman 4 personas, el propio Juan Cristobal, Natalia Mena, encargada de las comunicaciones de Green Libros y de catalogar los cientos de libros que reciben, Camila Blaset quién mantienen las relaciones con los clientes y procesa los libros vendidos a través de la web y finalmente está Sebastián Tapia, que gestiona la logística de la recolección de libros en los diversos puntos que existen tanto en La Región Metropolitana como en la V Región.

Logrando el Cambio

Green Libros también es parte del Sistema B, una iniciativa por ahora latinoamericana que busca darles un status diferente a todas las empresas que, sin necesariamente perder su ánimo de lucro estén logrando activamente un cambio social importante.

Green Libros recolecta libros a través de buzones que se instalan en colegios, universidades, cafés literarios y punto de reciclaje para luego donarlos o venderlos con el fin de apoyar a fundaciones a mejorar sus bibliotecas. El 10% de cada libro vendido se dona directamente a estas instituciones. A la fecha, Green Libros ha evitado que 163 mil libros lleguen a los vertederos municipales. A las Instituciones Beneficiadas (fundaciones), Green Libros ha donado más de 6 mil libros y 6 millones de pesos para el mejoramiento de sus bibliotecas. En su bodega ubicada en el Barrio Bellavista comuna de Recoleta Green Libros cuenta con mas de 20 mil libros.

– Green Libros en Sistema B

Gran parte del aporte social que realizan queda plasmado en la alegría de los niños al recibir los libros que les ayudarán en el colegio, y por supuesto el ahorro que significa el no tener que incurrir en los altos costes de su compra, Juan nos habla al respecto, “cuando llegamos a los colegios o a algunos campamentos, muchos niños nos ven llegar con los libros, es impresionante como los niños se nos tiran encima, empiezan a gritar, se emocionan, toman los libros, los ven, es una felicidad impresionante, y estamos hablando de libros. Entonces creemos que todo el esfuerzo que hemos hecho en estos 7 años se ve reflejado cuando estos niños que no tienen acceso, nos esperan y nos ven llegar con las donaciones, eso es maravilloso

Lograr este aporte y esta felicidad en los niños no es cosa fácil, todo el proceso de recolección, de logística y sobre todo de catalogación es arduo, “la gente dona en nuestros buzones, en los puntos limpios, en café literarios, en empresas y en la misma bodega que tenemos acá en Bellavista, luego llegan todos al centro que tenemos en Bellavista y separamos los que están en buen estado de los que tienen alguna falla y que se pueden arreglar, luego esos libros entran al catálogo donde se le pone toda la información para poder subirlo a la página web y luego el libro puede ser donado directamente a una fundación o vendido si es que no está dentro de la lista que nos pide la fundación. Con las ventas también ayudamos a las fundaciones ya que que todos los libros sirven, los que se donan directamente y los que no, pero que se venden, se transforman en recursos para ellas“, nos dice Juan, así, cada persona puede ayudar no solo donando libros, sino que además comprando, ya que las ganancias también van como ayuda monetaria a las fundaciones.

Como participar

si quieres aportar a Green Libros, hay varias formas de hacerlo, una de ellas es donar tus libros en cualquier de sus puntos, te dejamos acá el mapa para que encuentres el mas cercano

Si sabes de alguna institución o perteneces a alguna que quiera poner un contenedor de green libros, te puedes contactar con ellos para gestionarlo.

O simplemente puedes comprar tus libros en su tienda, o mediante su sitio web, recueda que parte de las ganancias van a las diversas fundaciones que apoyan.

 

¿Que te parece esta empresa? ¿Vas a ayudar a Green Libros?

 

 

Marcela Mondaca 1

Marcela Mondaca: “La Biblioteca de Santiago es más que libros, es un lugar de encuentro”

La Biblioteca de Santiago, Matucana 151, es por lejos la biblioteca más grande de Chile. Un edificio de 4 pisos, dispuesto en forma de U y con una arquitectura predominantemente perteneciente a la corriente Art Decó.

La biblioteca se caracteriza no solo por su gran envergadura y su extensa colección de libros, sino que también por su sistema de “estanterías abiertas”, basta con tomar un libro y ponerse a leer, ya sea en una mesa, un sofá, o en el mismo suelo de la biblioteca. Pero no solo libros podemos encontrar, también existe a lo largo de todo el año una gran variedad de talleres, charlas y exposiciones que los visitantes pueden disfrutar; y además de pedir libros, uno puede solicitar una de las tantas reproducciones de pinturas que ahí se encuentra, para gozar del arte de los grandes maestros por un par de semanas, se pueden solicitar además instrumentos musicales e incluso herramientas como taladros, y sierras.

Se divide en 8 salas, cada una con sus propias caracteristicas y colecciones de libros particulares: Sala+60, Infantil, Novedades, Juvenil, Prensa y Referencia, Sala +18 (donde puedes encontrar el libro La Petite Morte, sobre el cual hablamos hace un tiempo), Colecciones Generales y Literatura.

La Sala Infantil, es el hábitat natural de Marcela Mondaca; un lugar donde el movimiento es constante y se respira muy buena energía. Marcela nos contó sobre las actividades presentes y futuras que se ofrecen para los niños y sus familias.

Marcela trabaja en la Biblioteca haciendo fomento lector con los niños y niñas desde los 6 años, De formación es Licenciada en Historia del Arte, y cuenta que siempre le pareció muy atractiva la educación por medio del arte, pero lamentablemente en los museos chilenos existe mucho el concepto de “No Tocar”, solo mirar, lo que le parecía algo complejo. Cuando llegó a la Biblioteca de Santiago una de las cosas que le fascinó fue que los niños pueden tocar, mirar y explorar, “Es un lugar democrático en torno al libro, en torno al arte. Encontré el lugar perfecto donde vincular lo que había estudiado, uso de las imágenes, literatura infantil, fomento lector y además trabajar con los niños historia del arte, la artesanía, el patrimonio que son temas que me gusta muchos trabajar“, nos comenta.

Los dejamos con la entrevista completa hecha a Marcela.

¿Siempre pensaste en trabajar con niños o fue surgiendo esa inquietud?

Siempre pensé en educación más que en niños y niñas. Me pasó que cuando fui mamá empecé a acercarme a ellos, antes tenía cierta distancia.

¿Cómo llegaste a trabajar acá?

Meses después que se inauguró esta biblioteca vine para acá y dije: “Ohhhhh, ¡¡Qué maravilla!!” Me sentí en otro lugar, en otro planeta, ¿Qué onda este lugar? Porque claro, uno tiene la visión de la Biblioteca Pública de cuando éramos chicos, que no podíamos hacer ruido, comer, que las estanterías estaban cerradas, que tenías que pedirle el libro a la bibliotecaria y si te equivocabas de libro era una cuestión terrible.

No podías investigar o pasar el rato, si finalmente a una la puede conquistar una tapa de un libro. Eso me pareció fantástico y me dije podría trabajar acá, y así, como de la vida, se fue dando.

Mencionas cosas que te gustan, pero que no son comunes de ver, ¿Por qué aquí se puede instaurar esa visión?

Siento que somos un lugar que le entrega confianza a la gente, invitamos a habitar el espacio. Al ser parte y en esa dinámica le cambia completamente la perspectiva al usuario, quieres habitar, no hay nadie que te impida nada, nadie está diciéndote cállate, no comas.

Imagínate que ahora en la Sala están haciendo zumba, cosa que para cualquier bibliotecario puede ser una locura, pero si hay gente que viene a esas clases y que después se ponen a leer, luego hay cuenta cuentos y de cualquier manera los vinculas con el libro.

O las señoras que vienen a jugar cartas, o los jóvenes que vienen a bailar frente a los espejos.

Yo, por ejemplo, venía los fines de semana a jugar Go. Y uno también inventa en la medida que viene para optimizar el viaje, me llevo un libro, recorro, veo que hay.

Está la exposición que puedes mirar y los talleres.

Para que sea así deben tener un carácter más abierto que el bibliotecario antiguo, de otro siglo, que uno se imagina con cotona, ¿Los capacitan?, ¿Se decide en el momento del ingreso?

Yo creo que se ve en la entrevista, los ingresos son por medio de concurso público. Hay un proceso de selección y una línea, todos nuestros compañeros trabajamos en la misma línea, nos importa que la gente se aproxime a leer. Todos creemos en este modelo que, afortunadamente, funciona muy bien. Tenemos dos mil visitas diarias, por lo bajo.

La biblioteca es más que libros, es un lugar de encuentro.

Y también es muy bonito que esté aquí, en este sector. Ayer escuché a alguien decir: “Lo mejor que tiene Santiago es la Biblioteca de Santiago y el Metro. Hay gente que viene siempre, la veo en la calle y lo saludo.

Cuéntame de las novedades, cosas en las que estén trabajando ahora que se acaba el año

Los cuentos inclusivos, para incorporar a niños ciegos y sordos, en eso estamos trabajando ahora. Fuimos hoy al colegio Santiago Apóstol a contar cuentos para sordos. Tenemos una actividad que se llama “Ponte en mi lugar”, dura dos horas y te vendan los ojos para que sientas lo mismo que alguien ciego.

Un recorrido, que te explica como aproximarte a ellos. Detalles que despiertan la empatía. A veces la gente quiere ser servicial pero no sabe como acercarse. Sirve para despertar la sensibilización, tips pequeños, pero significativos. Por ejemplo, si hay un usuario que esté estudiando arquitectura al momento de hacer su trabajo va a considerar al otro desde la experiencia

¿Cómo se decide qué hacer?, ¿Qué actividades desarrollar?

De acuerdo a los meses temáticos. Cada sala trabaja el tema dependiendo de a quien está dirigido como por ejemplo diciembre mes de la inclusión. En Sala Infantil cada persona del equipo aporta desde su experiencia profesional. Yo, por ejemplo, trabajo la visualidad, así cada profesional aporta desde su visión distinta del mundo, Lorena (Moya) es Educadora de Párvulos, Eva (Passig) es Actriz. Además de planificar nuestras actividades en base a  la teoría de las inteligencias múltiples. Trabajamos en didácticas para acercar a las niñas y niños a la lectura por medio del placer. Algunas personas son más visuales, les gusta mucho el libro álbum, otros más auditivos, les gusta la narración.

La idea de fondo es encantarlos a todos con la lectura.

Sin duda que la Biblioteca de Santiago es un lugar especial, con todos sus colores, ruidos, cultura y energía positiva, y por supuesto, la gente que la visita diariamente. Muchas otras bibliotecas han emulado el concepto de las estanterías abiertas, como Biblio GAM o la Biblioteca de Providencia, también hemos visto en estos últimos años el éxito que han tenido los Cafés Literarios, donde puede sentarte cómodamente en un mullido sofa, con una rico café a leer un libro sacado de los estantes, disfrutar de la vista del parque en el Café Literario del Parque Balmaceda, o en el Café del Parque Bustamente.

Todo esto ha permitido que nos acerquemos más a la literatura y veamos los libros y las bibliotecas, no como algo frío y estricto, sino como algo lleno de colores y vida.

¿Has ido a la Biblioteca de Santiago? ¿Como fue tu experiencia?

¿Que otras bibliotecas conoces donde hayan estanterías abiertas?

 

 

Imagen de "Largo Viaje" de Patricio Kaulen.

CineChile.cl: Un espacio que permite acercamos a la historia del cine nacional

Marcelo Morales es periodista de la Universidad de Chile, trabajó en la sección de cultura del diario La Tercera y en el  programa Radiópolis. Ha colaborado con la revista Ipop, e incluso ha escrito para la revista 33 Cines de Uruguay. Actualmente es director de CineChile.cl, una página especializada en producciones nacionales.

Navegando por su página se pueden encontrar desde los primeros videos realizados en nuestro país, hasta noticias de actualidad sobre el tema. Una inestimable fuente de conocimiento, investigación y dedicación es lo que hace a la página recibir un promedio de 3.500 visitantes diarios. Asimismo junto a Marcelo hay un equipo que hace que CineChile.cl sea lo que es, Antonella Estevez y Gabriela Gonzales también son periodistas de la Universidad de Chile y se dedican entre otras cosas a la investigación, los colaboradores Colectivo Miope, quien se dedica al audiovisual y la fotografía, David Vera-Meiggs, crítico y académico del cine y Plaza Espectáculos, una agencia de comunicaciones, cierran las filas de este dedicado grupo.

Dentro de las cosas más interesantes que podemos encontrar en la página es una cronología del cine chileno que comienza tempranamente en 1895, cuando el empresario Francisco de Paola muestra el kinetoscopio en la calle Estado.

Existe un catálogo en donde se te puede pasar la tarde, la noche, todo un fin de semana o más tiempo navegando entre una diversidad de cotometrajes, películas y documentales, de los cuales, muchos se pueden ver online. Se puede ver por ejemplo un Ejercicio General del Cuerpo de Bomberos de 1902.

Es el domingo 20 de abril de 1902 en Valparaíso. Se presenta en la plaza Aníbal Pinto la revista del Cuerpo de Bomberos en su clásica presentación anual. Ante un público expectante se realiza el desfile, competencia de grifos y el bautizo de los nuevos miembros.
La primera película nacional, manufacturada de manera completa en Chile, de la que se tenga completa información. De su realizador, camarógrafo y equipo no se tiene información. Denominadas como “vistas” en la época, sólo se ha podido rescatar 27 segundos de filme en la Universidad Católica de Valparaíso. (Info: Itinerario del Cine Documental Chileno 1900-1990, Alicia Vega)

Cine Chile

Marcelo habló con Captura Cultura y nos contó más sobre la historia de este proyecto.

¿Cómo nace el proyecto de Cine Chile?

La idea nace el 2008, año en que postulamos a un Fondo de Cultura. Lo ganamos y el 2009 lanzamos el sitio, con alrededor de 200 fichas, y de ahí no hemos parado hasta ahora que ya nos acercamos a las 4 mil. El proyecto nace por una necesidad personal mía y de Antonella Estevez. Ambos sentíamos que faltaba más info y mejor, en torno a la historia del cine chileno. Los libros de historia del cine chileno son muy pocos y muy complicados de conseguir. La historia estaba muy marginada y la gente no tenía una visión de cierta tradición, o de una historia que es más contundente de lo que se piensa. El objetivo primario es ese, mostrar que existe un cine chileno que incluso en los años 20, fue uno de los más productivos de latinoamérica. Luego, que la info logre derribar ciertos mitos, como que el cine chileno nace como tal en los 60, que siempre ha sido malo, que siempre se habla de política, etc. Tercero, entregar suficiente información para investigadores e interesados. Por último, generar interés en nuevas generaciones o en gente que nunca se ha dado el tiempo de descubrir la historia del cine chileno

¿Cómo se hizo la primera investigación y rescate de archivos históricos de cine? ¿a qué dificultades se enfrentaron y cuales serían las más grandes satisfacciones respecto a las investigaciones?

La primera fue recopilar toda la información disponible, respecto a la producción del cine chileno. Ahí fueron vitales investigaciones de gente que nos inspira, como Eliana Jara, Alicia Vega, Jacqueline Mouesca, Ernesto Muñoz, entre otros. Quienes hicieron un trabajo de chino, recopilando información de diarios de todo Chile. Luego, tomando eso, entre el 2012 y 2013, nosotros tomamos ese relevo y volvimos a buscar en los viejos diarios y revistas, buscando descubrir más películas.

Ese fue un gran proceso, que es quizás nuestro mayor orgullo, al acrecentar la información de películas chilenas de las primeras décadas del siglo XX que nadie había catastrado previamente. Además, ahí adjuntamos y transcribimos artículos de prensa a cada ficha. Contamos más de mil artículos de diarios entre 1897 y 1980, algo único en una página de cine.

Esta investigación, además, ha servido de plataforma para nuevas investigaciones de cine chileno, de académicos y aficionados, quienes valoran el sitio por la cantidad de información con la que pueden contar.

Respecto a las dificultades, siempre están asociadas a lo financiero. Los fondos nos ayudan, pero no lo suficiente para dedicarnos 100% al sitio. Además, no ganamos todos los años, lo que ha significado que a veces seguimos adelanto por puro amor al arte. Pero esperamos que pronto esto cambie. Estamos trabajando para ello y consolidarnos definitivamente. En Chile, los proyectos culturales son complicados de consolidar en corto tiempo. Nosotros podemos decir que estamos tan convencidos de él, que lo mantendremos en pie con todas las energías y poca plata que podamos conseguir.

¿Tienes algunos números para compartir?, cantidad de visitas, búsquedas que se hacen en la página, qué es lo más visto por ejemplo.

Tenemos un nivel de visitas que siempre va en aumento. Actualmente, tenemos un promedio de 3.500 visitas diarias, lo que es muy alto para un sitio tan especializado como este. Principalmente, las búsquedas están asociadas a la contingente, a las películas que se estrenan y la gente quiere tener mayor información de ellas. Lo que más se ve, es el subsitio de Cine chileno online. Esto es bien agradecido, ya que vamos recopilando los distintos links de películas (legales siempre) que los mismos realizadores o portales como la Cineteca Nacional, la Cineteca de la U. de Chile, Ojocorto, entre otros, van liberando. Ya se superan las mil películas en línea que se pueden ver.
¿Qué corto o grabación destacarías y por qué?
Destacaría la historia de Luis Oddó, el primer cineasta del cine chileno. Él en Iquique trabajaba como fotógrafo, a finales del siglo XIX. Fue entonces que supo del nacimiento del cine, a través de una cámara inventada por los Lumiere. Construyó una propia con unos manuales (según dicen los diarios de la época) y filmó cinco películas en Iquique. Toda esa historia está en el sitio. Ya de películas que han sobrevivido, siempre creo que es bueno ver Paseo a Playa Ancha de 1903. Es la más antigua película chilena que hoy se puede ver en perfectas condiciones, además hace poco la Cineteca Nacional la restauró. Es una cueca, con comida chilena típica. Una gran puesta en escena.
Los invitamos entonces a revisar cinechile.cl y “perderse”, ver peliculas, no solo las antiguas, si no que las más nuevas también, dejemos un poco Netflix y adentrémonos en el mundo del cine chileno.
 
Puedes enterarte de más cosas siguiendo a Cine Chile en sus redes sociales
¿Conocías esta página? ¿Tienes alguna película chilena favorita?

Gabriel Huentemil, cantor a lo poeta: “Puedes vivir de tus pasiones, pero para eso hay que sentirlas”

Gabriel Huentemil, es músico y cuenta cuentos, quien a lo largo de los años ha enfocado su trabajo trabajo en la mantención y revitalización de las tradiciones musicales chilenas. Él mismo se define como un intérprete de guitarrón chileno, cantor a lo divino y narrador oral, quien en esta oportunidad accedió a conversar con Captura Cultura sobre su historia y pasiones.